Osvaldo Cáffaro, intendente de Zárate, expresó en Radio del Plata su incertidumbre por la tensa situación laboral que vive la ciudad por la detención de la construcción de las centrales nucleares de Atucha III y IV, y que ya tiene 3.000 cesantías declaradas entre el personal de la obra.

“Este es un enclave importantísimo para el desarrollo energético. Y se habla de alrededor de unos 3.000 obreros despedidos entre UECARA y UOCRA. Esto impacta en toda la comunidad, en el gastronómica, el transportista, etc”, explicó el intendente sobre la paralización de obras.

“El Gobierno nacional tiene que hacer un esfuerzo importante. Atucha estaba pidiendo $4.000 millones de presupuesto para este año y el Gobierno pretende girar $1.800 millones. Calculamos un piso de $2.500 millones como para que ningún trabajador quede afuera del proyecto”, estimó.

“La direccionalidad que tiene este Gobierno es preocupante, y que se pare la rueda.., no es que después se aprieta un botón y vuelve a funcionar”, remarcó.

Cáffaro aclaró que el 85% del financiamiento de ambas centrales ya está garantizado y lo aporta China. En tanto como gesto político, el jefe comunal propone al gobierno colaborar con partidas del municipio para sostener el empleo del personal.

Tenemos unos fondos, donde diputados y senadores consiguieron una partida para los municipios, y ahí tenemos un monto para obras públicas, y la idea nuestra es poner esos montos a disposición, no para continuar Atucha III y IV, pero si para que esta gente no quede momentáneamente sin trabajo, y puedan seguir con obras”, apuntó.

“Cuando el Estado da estas señales, los privados se van plegando”, explicó y trajo a colación los problemas que surgieron con la empresa Tenaris, ubicada en Campana pero que tiene casi al 50% de su planta viviendo en Zárate, por los tironeos con el Gobierno, por la posible importación de tubos sin costura desde China, que pondría en riesgo la producción local.

Audio de la entrevista

Miércoles 16 de marzo de 2016

Fuente Gustavo Sylvestre