“Había un modelo económico que quería implantarse a sangre y fuego se producía este desborde de criminalidad desde el Estado. Y quienes eran los jefes visibles, que eran Videla y Martínez de Hoz, en un pacto entre ellos que dio origen al Estado terrorista”, sostuvo María Seoane, autora de los libros La Noche de los Lápices y El Dictador.

En Radio del Plata, la periodista de investigación sostuvo que la llegada del Golpe de Estado tuvo que ver con estos intereses económicos desde el principio. “Lo hicieron por plata, más allá de las pinceladas sangrientas de ese proceso, con los desaparecidos. Querían reconvertir la Argentina industrial con un desarrollo productivo altísimo y con bajo nivel desocupación, y con una participación de los trabajadores en el PBI de un 48% a trasnacionalizar la Argentina, para el ingreso de capitales y el aumento de la deuda externa”.

“Se repite en el golpe del 76, todos los paradigmas que originan los golpes del Estado del siglo XX y que origina –salvando las distancias por suerte porque estamos en democracia, la matriz económica del gobierno que estamos transitando”, agregó.

En El Dictador, que escribe junto a Vicente Muleiro, Seoane relato los crudos hechos ocurridos durante la represión a través de 150 testimonios de civiles y militares y de 3 entrevistas a Jorge Rafael Videla, quien fuera el primer presidente del Proceso militar.

Videla admite que tiraron gente al río y al mar, y habla de 5.000 desaparecidos y dice que no los fusilaron porque la sociedad argentina no se hubiera bancado los fusilamientos. Y no podían dar listas porque después vendrían las preguntas de quién mató y dónde, y cuándo. Lo que buscaban era la irresponsabilización de los crímenes de Estado”, subrayó Seoane.

“Parte siempre el terror de Estado desde la gran burguesía agroexportadora, que era lo que representaba Martínez de Hoz junto al capital financiero internacional y que alentaba que Argentina entrara en la transnacionalización a través de la deuda externa”, insistió.

Por último, se refirió a la actualidad económica, política y social de la Argentina y sostuvo: “La discusión sobre el país que queremos se repite ahora bajo otras formas. La discusión por los buitres nos remite a ese modelo de transnacionalización forzoso de la Argentina”.

“Hay una tensión distributiva que preanuncia saqueos y violencia institucional. Hay que estar muy atentos porque esa es la matriz económica donde se montan las tendencias autoritarias en Argentina”, finalizó.

Audio de la entrevista

Martes 22 de marzo de 2016

Fuente Gustavo Sylvestre