Alberto Dearriba conversó con Gustavo Sylvestre, y repasó los últimos días del gobierno de Isabel Perón, y cómo se fue generando lo que fue el último golpe militar ocurrido en Argentina, y que diera lugar al proceso más sangriento y represivo vivido por el país en las últimas décadas.

Para el autor de “El Golpe”, Isabel Perón descreía de la posibilidad cierta de un quiebre constitucional, aún en las últimas horas de su gobierno. Isabel “negaba la realidad o resistía la idea del golpe”, consignó.

“Las bases que habían acompañado al peronismo se habían alejado del gobierno de Isabel, porque ya venía propiciando un gobierno de derecha, propiciando planes de ajuste. El plan económico de Mondelli era devaluación, desregulación y ajuste”, detalló Dearriba y recordó palabras de Isabel en la intimidad de su gabinete: “No va a haber un golpe porque le hemos dado a los militares todo lo que quieren”.

Pero el Golpe no era contra un partido político, sino que había cambiar la sociedad con un plan económico absolutamente neoliberal que iba a terminar con los restos de populismo que sobrevivían en el gobierno de Isabel, y a implantar una sociedad individualista y para eso tenían que matar a miles de personas y eso fue lo que hicieron”, consignó el periodista.

“En una entrevista que le hice a Massera, él coincide en que ellos empiezan a imaginar la posibilidad de volver al poder tras la muerte de Perón en julio de 1974. Tuvieron mucho tiempo para planificar el golpe”, afirmó el periodista.

En Radio Del Plata, Dearriba explicó que el golpe de Estado se hizo realidad tras enormes movimientos de tropas realizados por las FFAA y que eran explicados por los militares como maniobras para reprimir acciones subversivas.

También trajo a la luz diálogos imperdibles que mantuviera la expresidente con militares en los minutos iniciales del golpe de Estado: “A Isabel la llevan en helicóptero, la bajan en Aeroparque y allí el General Villarreal le informa que las FFAA habían tomado el poder. Ella dice: “Justo ahora que la CGT nos acompaña”, y el militar le contesta “nosotros tenemos otra visión”. Allí Isabel tiene una actitud digna y le dice: “cuando el pueblo se entere correrán ríos de sangre”. Y corrieron ríos de sangre, pero no porque nadie saliera a defenderla”, recordó.

En diálogo con Gustavo Sylvestre, Dearriba también habló del intento de salida institucional para el gobierno de Isabel pensado por un sector del peronismo a través de una Asamblea Legislativa. “Querían declarar inhábil y la suplantarla por Ítalo Luder -entonces presidente del Senado-, en una sucesión natural que los militares apoyaban, pero no sé cuanto iba a poder durar Luder”.

Audio de la entrevista

Miércoles 23 de marzo de 2016

Fuente Gustavo Sylvestre