Ya no se trata de satisfacer al núcleo duro de sus votantes, las provocaciones de la Corporación Cambiemos llevan al país a un límite muy peligroso.

Todo gobierno surgido de un balotaje y con margen escaso necesita consolidarse y para ello cuenta con los cien días de gracia que suele otorgarle el pueblo.

En estos cien días hay dos caminos posibles, intentar seducir e incluir a los que no lo votaron ( cómo hizo Néstor kirchner) o confrontar con la oposición ( como Alfonsin al enviar la Reforma Sindical al Congreso) para sostener y agraciarse con el núcleo duro de los propios votantes.

Mauricio Macri eligió la segunda vía, pese a sus olvidados discursos de campaña, en que el Gerente General de Cambiemos nos prometía “unir a los argentinos”

Lo cierto es que jamás en democracia se ha visto semejante persecusión a opositores, despidos indiscriminados, represión de protesta social y silenciamiento o lisa y llana censura de periodistas. Pero como si esto no bastara sumamos las expresiones agraviantes y provocativas de varios ministros.

Sin duda la Corporación Cambiemos tensa la cuerda de manera irresponsable y nadie puede garantizar la paz social bajo semejante accionar salvaje.

Sin duda la Corporación Cambiemos tensa la cuerda de manera irresponsable y nadie puede garantizar la paz social bajo semejante accionar salvaje.

Queda entonces encontrar la respuesta a por qué el gobierno de los CEOs nos quiere conducir a la conmoción social como mínimo o en el extremo aunque parezca descabellado a un enfrentamiento fratricida.

La única explicación racional a esta conducta es que la propia Corporación en el gobierno sabe que es inexorable su caída de popularidad y apoyo, apenas las medidas económicas en marcha tengan las consecuencias inevitables.

Ni un sólo voto del núcleo duro Kirchnerista migrará hacia destinos amarillos, lo contrario se irá dándo con cada despido, cada aumento de tarifas, cada cercenamiento de derechos. Tarde o temprano los colmillos pinchan a los globos.

Un desgaste contínuo de la gestión con la consiguiente erosión de votantes pone al gobierno en una situación difícil de cara a las elecciones de medio término del 2017 y de ahí al declive inevitable de todo gobierno en la pendiente de popularidad.

¿Será el plan ganar tiempo a partir del miedo, inmovilizando a la ciudadanía para seguir aplicando su plan de saqueo y transferencia brutal de recursos de los pobres a los ricos?

La única explicación racional a esta conducta es que la propia Corporación en el gobierno sabe que es inexorable su caída de popularidad y apoyo, apenas las medidas económicas en marcha tengan las consecuencias inevitables.

¿Será el plan de Macri o de sus jefes del norte convertirnos en Siria para provocar una hasta hoy imposible intervención extranjera?

Afortunadamente voces sabias como la del Dr. Eugenio Zaffaroni alertan sobre no caer en provocaciones para no ser funcionales a los planes de la plutocracia gobernante.

Estará en nosotros, en las fuerzas populares, mas que en los afiebrados deseos de los estrategas macristas, resolver el conflicto mediante la militancia pacífica, creativa y organizada, cediendo a divisiones internas, formando nuevos cuadros, organizando y conduciendo los procesos de cambio, construyendo territorialidad física, virtual y mediática y sobre todo poder popular.

 

Por Juan Carlos Romero López

prensa@facepopular.net

http://www.facepopular.net/juancarlosromerolopez/

La entrada ¿Acaso busca Macri una guerra civil? aparece primero en InfoBaires24.

Fuente: InfoBaires