Tras las declaraciones de Antonio Stiuso ante la jueza Fabiana Palmaghini, en las que le endilgó responsabilidad en el supuesto asesinato del fiscal Nisman, Fernando Esteche habló con Radio Del Plata y desmintió al exagente de inteligencia y lo vinculó a una operación política para atacar a Cristina Kirchner y a toda la gestión del gobierno anterior.

“Es una fantasía formidable y difícil de creer”, dijo y agregó que Stiuso “armó un cuentito con el único objetivo de llevarse puesta a Cristina Kirchner y en esta lógica de revanchismo y en esta intención del Gobierno de hacer bien los deberes para lo que supone pretende el imperialismo, con una foto vieja de las relaciones internacionales, cuando hay normalización de relaciones en todo el mundo”.

La verdad es que decir que fue el ‘Gordo’ D’Elía o que fui yo (por el supuesto crimen de Nisma) le bajan el precio a la maniobra, porque si hubiera dicho que fue una banda de inteligencia adicta al kirchnerismo… es turbio pero capaz que se acepta”.

Luego se preguntó: ¿Alguien puede creer que un fiscal de la Nación puede tener miedo de un tipo como yo?

Esteche consideró que “lo único que tenían eran esos cruces de llamadas donde aparezco haciendo reflexiones políticas. Fuimos los imputables posibles en todo caso, por el nivel de estigmatización que se había producido sobre nuestra organización”.

Más adelante, precisó: “Da temor, porque si estos tipos se permiten semejante mentira es que se sienten poderosos y capaces de poder instalar semejante mentira”.

En Radio Del Plata, el dirigente de Quebracho aseguró que existe una campaña política impulsada desde el macrismo para acabar con los referentes de la gestión anterior. “Ya tiene presa a Milagro (por Sala) y ahora van por el Cuervo (en referencia a Andrés Larroque). Están buscando imputaciones para llevarse puesto todo lo que pueda tener algún elemento simbólico. Es de alguna manera una limpieza cultural de los últimos 12 años de lo que fue lo popular antiimperialista en Argentina”.

Audio de la entrevista

Jueves 3 de marzo de 2016

Fuente Gustavo Sylvestre