Las ventas de los comercios minoristas medidas en cantidades cayeron en marzo 5,8 por ciento respecto a igual mes del año anterior y acumularon en el primer trimestre una retracción de 4,2 por ciento interanual, según un sondeo de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

La entidad destacó que la contracción de ventas de marzo es la tercera consecutiva y “la más fuerte del año” y señaló que “si bien se espera que en abril pueda haber algún repunte, los empresarios ya anticipan que 2016 será un año muy difícil en materia de consumo”.

La CAME evaluó que las ventas minoristas fueron “golpeadas por el menor poder adquisitivo de la población frente a los incrementos que vienen teniendo los precios de la economía”. “En marzo se sintió muy fuerte el efecto ‘precios nuevos, salarios viejos’ porque los trabajadores aún no habían cobrado los aumentos de las paritarias”, explicó la entidad.

El relevamiento reflejó que marzo fue un mes malo para todos los rubros comerciales, y los descensos de ventas más pronunciados se registraron “en productos que requieren decisiones de gastos más importantes como ‘Electrodomésticos y artículos Electrónicos'(-10,2 por ciento) o ‘Materiales para la construcción'(-9,1 por ciento).

El análisis planteó que “si bien los consumidores están muy cautos a la hora de comprar, el descenso en la demanda no se debe tanto al factor expectativas sino a restricciones de ingresos concretas”. Incluso, remarcó que la continuidad del programa de financiamiento Ahora 12 y de las cuotas sin interés en algunos comercios “ayudó mucho y evitó una caída mayor”.

“Igualmente, la gente evitó endeudarse, en buena medida porque necesita descomprimir las tarjetas después de los gastos de fin de año que todavía siguen pesando en sus cuentas”. En este contexto, la entidad resaltó que los empresarios esperan que con los incrementos de sueldos, “la actividad logre algún repunte en abril”.

Fuente Página 12 Últimas Noticias