El empresario Alfredo Coto y su hijo fueron imputados por la tenencia del armamento hallado en la central administrativa de la empresa de supermercados que se encuentra ubicada en el barrio de La Paternal, según informaron fuentes judiciales

La fiscal que lleva adelante la investigación es Paloma Ochoa y el juez deberá investigar ahora la posible obtención en forma irregular de armas que pertenecían originalmente a las fuerzas de seguridad y el ocultamiento deliberado de esta situación por parte de funcionarios de la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMAC).

Según consta en el expediente de la causa, Coto y su hijo Germán tenían en su poder en la sede de la calle Paysandú al 1800 un arsenal que incluía armas con pedido de secuestro y algunas cuyo número de serie había sido limado.