Un coche bomba explotó en el centro de la capital turca al paso de un convoy de vehículos militares y dejó al menos 18 muertos y 45 heridos. Hasta ahora ningún grupo se adjudicó el atentado, que es el quinto en siete meses en un país convulsionado por el conflicto con los kurdos y la guerra en la vecina Siria.

“Según las últimas informaciones, el ataque terrorista costó la vida a 18 personas e hirió a otras 45”, indicó la gobernación de Ankara en un comunicado publicado en su sitio en internet. El viceprimer ministro turcco, Bekir Bozdag, afirmó en Twitter que el ataque fue un “acto de terrorismo”.

En tanto, el ejército turco condenó el “despreciable ataque” y precisó que los vehículos fueron atacados cuando se detuvieron en un semáforo. La policía y una veintena de ambulancias se acercaron al lugar de la detonación, donde los agentes del seguridad impedían el paso a la prensa.

Numerosos testigos compartieron imágenes en las redes sociales que muestran una gran columna de humo que se eleva hacia el cielo en pleno centro de la capital turca. Hasta el momento, nadie se atribuyó la responsabilidad por la explosión. Rebeldes kurdos, el grupo Estado Islámico (EI) y un grupo extremista de izquierda han llevado a cabo ataques en el país recientemente.

Los ataques con explosivos contra convoyes militares son una de las tácticas habituales del ilegalizado Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda. Sin embargo, esta guerrilla suele actuar en el sureste de Turquía y sería la primera vez que lanza un ataque de este calibre en pleno centro de la capital turca, recordó la cadena Al Jazeera.

Este es el quinto atentado ocurrido en Turquía desde junio del 2015. El 5 de junio, dos bombas explotaron en un acto del partido izquierdista prokurdo HDP y dejaron cuatro muertos y 153 heridos en Diyarbakir, ciudad situada en el este del país y de mayoría kurda.

Otra masacre tuvo lugar el 20 de julio cuando un atentado suicida contra una asamblea de jóvenes activistas prokurdos en Suruc, cerca de la frontera con Siria, dejó 34 muertos y 100 heridos. Ambos ataques fueron atribuidos por las autoridades al grupo yihadista EI.

El 10 de octubre se produjo uno de los peores atentados en la historia de Turquía, con 102 muertos por un ataque suicida frente a la estación central de trenes de Ankara durante una marcha por la paz. Mientras que el 12 de enero un ataque suicida dejo 10 muertos y 15 heridos en el barrio de Sultanahmet, corazón turístico de Estambul.

Fuente Página 12 Últimas Noticias