Por A.C. (*)

La devaluación del peso dispuesta por el gobierno de Macri a través de la liberación del mercado de cambios, en estos días con el sistemático alza del dólar,está llegando al cincuenta porciento, con un dólar cercano a los $15.
El Ministro Prat Gay anunció irresponsablemente que se produciría un ingreso masivo de dólares a causa de la liberación del mercado de cambios (ingreso que estimó en hasta 25.000 millones de dólares),  a través de la llegada de inversiones, y de la liquidación por parte de las cerealeras del enorme stock de granos retenidos, y sostuvo que por lo tanto el precio de la divisa norteamericana se mantendría neutralizado por el excedente de dólares en el mercado. Nada de ello ocurrió, por supuesto.
Por el contrario, la devaluación se trasladó a todos los precios, provocando un altísima inflación a causa de incrementos generalizados, llegando a porcentajes de aumento superiores al 60% como en el caso de los alimentos.
Los efectos devastadores de la devaluación también llegaron a los automóviles. Y como el relato del gobierno de Macri refiere permanentemente a la herencia recibida como causa de todos los males que su gobierno está produciendo a la población, el sector automotriz es un ejemplo claro que demuestra que no hay tal herencia, sino que fueron las medidas económicas del gobierno de Macri las que produjeron el estallido de los precios.
En nuestro país, los automóviles cero kilómetro son adquiridos en su mayoría,  a través de los planes de ahorro que comercializan las concesionarias oficiales de las principales terminales automotrices (como Volkswagen, Ford, Chevrolet, Renault, y Toyota, que incorporó durante 2014 éste modo de comercialización).
Estos planes permitían acceder a través de 72 u 84 cuotas mensuales accesibles (y mediante sorteo o licitación) a un vehículo cero kilómetro, al que de otra forma, gran parte de la población se veía impedida de acceder en función de sus ingresos. En estos planes, el valor de la cuota mensual no es fija, sino que varía de acuerdo a la modificación del precio del auto cero kilómetro.
Tomando como ejemplo un automóvil  VW Gol 1.6 Trendline, vemos en el gráfico de abajo la evolución que tuvo el precio de ese auto durante el año 2015: En enero de 2015  su valor era de $160.515 y en Diciembre del mismo año, alcanzaba los $190.825, es decir que durante todo el año su incremento fue del 18,88%, incremento que se trasladó a las cuotas. Tomando en consideración que el promedio de los incrementos salariales durante el año 2015 fueron superiores al aumento del vehículo, los planes resultaban un instrumento muy conveniente para la compra del vehículo.
Pero esto ya es historia. Porque devaluación mediante, el gobierno de Macri autorizó en enero de 2016, la suba en un 15% del precio de los cero kilómetro, es decir en un solo mes del gobierno de Macri, los autos aumentaron casi lo mismo que se incrementaron con el gobierno anterior durante todo el año 2015.

Y ese efecto devastador de la devaluación, ya se trasladó a las cuotas de los planes en base al nuevo precio de los vehículos. Que seguirán aumentando durante el año. Y lógicamente, esto produjo también una importante suba de los autos usados.
No hay razones heredadas del gobierno anterior, sino la decisión de favorecer solo a las grandes empresas, y también a los que más tienen, ya que en el caso de los automóviles importados de alta gama (al que accede solo el 5% de la población), se dejaron sin efecto los impuestos que los gravaban para proteger la industria nacional, por lo que su precio disminuyó considerablemente. La opción del gobierno es clara: autos para pocos.


(*) Nota del editor: aviso clasificado sobre el tema, acá

Fuente NestorNautas