Fotos distribuidas por prensa oficial muestran a Juliana Awada de Macri la huerta que los trabajadores del INTA armaron y cuidan en la quinta presidencial de Olivos.

Saludable actitud de la primera dama que ha decidido enseñarnos a los argentinos cómo se obtienen los productos verdes pero con los no recomendables tacos de punta aguja para esas labores. Tal vez un par de zapatillas sería más práctico. 

Un reto para los asesores y fotógrafos de campaña que no le hicieron notar ese detalle y desmerece todo el esfuerzo de marketing que realiza a diario la pareja presidencial. 


Fuente: José Ruben Sentis