Benefician a empresas que entregaron viandas intoxicadas

Espacio de publicidad

En los últimos meses de 2016 se registraron 16 denuncias por irregularidades en los colegios públicos porteños. Una inversión de 1000 millones de pesos con destino cuestionado.

Fallas en la higiene, raciones más chicas que lo establecido y con déficit nutricional, comida fría y falta de cumplimiento en las dietas con prescripción médica. Todos esos problemas fueron detectados en las viandas que comen los alumnos de escuelas públicas porteñas en los últimos años. Sin embargo, y a pesar de las denuncias comprobadas luego por la Agencia Gubernamental de Control, el gobierno porteño decidió prorrogar contrato con los mismos proveedores que ya entregaron comida en mal estado.

“Las empresas que prestan estos servicios son las mismas en los últimos nueve años, es decir, hay falta de control, pero también ausencia de sanciones para aquellas que, habiendo incumplido gravemente sus obligaciones, vuelven a presentarse a la licitación siguiente y consiguen nuevas adjudicaciones”, apuntó Cecilia Segura, presidenta de la Auditoría de la Ciudad (AGCBA). Y agregó: “Es una calesita perversa de negocios con el Estado, con complicidad del macrismo, que pone en juego nada menos que la salud de los chicos que todos los días comen en las escuelas”.

Para el año 2017 se programaron 79.376.326 de raciones anuales entre almuerzos, viandas y refrigerios que llegarán a las poco más de 1300 escuelas capitalinas. Esas comidas demandarán alrededor de 1000 millones de pesos del tesoro porteño que irán a parar a las arcas de 21 empresas que prestaron servicios en los últimos diez años.

A principios de junio del año pasado, en la Escuela Australia de Villa Crespo se registraron cinco docentes y 64 alumnos con vómitos, dolor abdominal, náuseas y diarrea, síntomas de un brote de gastroenterocolitis que habría sido provocada por la ingestión de comida en mal estado.

No fue el único caso. Según informó el diario La Nación en enero pasado, en los últimos meses 2016 se registraron 13 denuncias por intoxicaciones alimentarias que luego fueron investigadas por la Dirección de Higiene y Seguridad Alimentaria que depende de la Agencia Gubernamental de Control (AGC), pero hasta ahora ninguno de las contratistas que prepararon esas viandas fue sancionada.

“Siguen las mismas empresas”, confirmaron desde el Ministerio de Educación porteño, más atentos a la negociación paritaria con los docentes que a otras cuestiones. Tampoco pudieron precisar si las empresas que entregaron comida en mal estado, provocando intoxicaciones en más de 150 alumnos y docentes porteños solamente en 2016, habían sido sancionadas. Todo indica que no, porque continuarán prestando servicios.

La Licitación Pública 2902/2013, para la provisión de viandas para las escuelas del territorio porteño establece en su artículo segundo que “el plazo de vigencia” del “contrato abarca desde el primer día hábil del ciclo lectivo del año 2014 hasta la finalización del ciclo lectivo 2016, según calendario aprobado por el Ministerio de Educación. El Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se reserva el derecho de prorrogar el contrato por un plazo igual o menor al calendario escolar oficial del año 2017.” Es exactamente lo que ocurrió.

Un informe elaborado por la Auditoría porteña sobre el servicio de comedores de la Ciudad pone la lupa sobre las sanciones que deberían aplicarse respecto a las empresas que incumplen el servicio. En teoría, una vez que una empresa es contratada, el Ministerio de Educación debe remitir un legajo con sus antecedentes. Esto permite a la Dirección General de Contrataciones, evaluar la aplicación de sanciones si la empresa en cuestión incumple con sus obligaciones. “Al no remitir el Legajo Único, las sanciones nunca se aplican”, detallan en el informe de la AGCBA.

Los problemas de higiene tienen su explicación: las concesionarias se encargan de realizar sus propios controles. “El Pliego de Bases y Condiciones Particulares establece que el control bromatológico es realizado por las propias empresas. Dicho mecanismo no resulta adecuado ni confiable (…) A éste mecanismo poco trasparente se le suma que sistemáticamente la AGCBA observa que no se cumple ni con el 50% de tomas de muestras que deben hacer en un ciclo lectivo los concesionarios”, agregan desde el organismo de control.

Además, desde la Auditoría también encontraron “deficiencias en relación a la infraestructura e higiene de las cocinas”, corroboraron que los proveedores no entregan la cantidad de comida establecida (“incumplimiento de los gramajes por ración establecidos en el pliego”), tampoco cumplen “con la temperatura del servicio” ni con las “dietas con prescripción médica para alumnos con determinadas patologías”.

Fuente: Tiempo Argentino

Espacio de publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*