Muy pronto en el barrio de la Paternal se realizará la apertura de una nueva sucursal de la cadena Farmacity. Algo que en notas anteriores, hemos destacado como una verdadera molestia para el barrio. El enojo entre los vecinos y los comerciantes de la avenida San Martín esta basado que en muy poco tiempo habrá en un local donde se podrá encontrar golosinas, alimentos, libros, discos, pilas y muchos productos más junto a la venta de medicamentos. Un actividad que por múltiples razones debería estar prohibida.

Hay que destacar que existen pocos ejemplos en la Argentina, posterior a la tristemente recordada década del 90, que hayan persistido como semilla del libre mercado salvaje, que pone la ganancia y el lucro por sobre todos los valores. La cadena Farmacity es, en la ciudad de Buenos Aires un ejemplo contundente del neoliberalismo salvaje donde se impone la condición económica por sobre la misma salud de la población, lo que la convierte en doblemente peligrosa.

Farmacity esta cosntituida por capitales privados y extranjeros, posee más de 300 locales en diferentes formatos con lo cual se constituyó en la cadena de farmacias mas grande del país. Moviliza un cifra de 7.000 millones de pesos de facturación. Hablando en términos que les gusta a los neoliberales vamos a explicar sintéticamente cual es la incidencia de que una cadena como Farmacity se instale en el barrio de la Paternal.

En primer lugar vamos a decirlo sin rodeo. Farmacity viene a disputar el mercado de ventas de medicamentos en una zona donde ya existen históricamente tres farmacias. La cadena se siente tan poderosa que no le interesa que a menos de 100metros de su nuevo local existan cuatro farmacias. Ahora la “torta” (como le gusta decir a algunos economistas) la deben cortar entre cinco participantes, de los cuales uno posee condiciones económicas y políticas infinitamente superiores para destrozar a las cuatro restantes.

Pero existe algo que marca la diferencia entre Farmacity y las demás farmacias del barrio, con lo cual le va a sacar ventaja económicas a la hora de disputarse el mercado barrial. Es la falta de ética empresarial y laboral. Por un lado pondrán una farmacia que este abierta las 24horas, cosa que existe en el barrio, pero en base al pago de suldos bajos. La ganancia la obtienen de sus empleados.  ¿Cómo? Es simple, Farmacity obtiene gigantescas ganancias con la venta de mercancías gracias al trabajo poco remunerado a sus trabajadores.

Lo que trae aparejado otra consecuencias muy peligrosas para el barrio. La alteración de las condiciones laborales y salariales de la competencia. Pero esto lo trataremos debidamente en otro artículo.

Pero volviendo al tema de la ética, categoría donde Farmacity no se llevaría un premio, debemos recordar un hecho concreto. Cuando sucedió la crisis sanitaria a casua de la gripe A, la cadena fue acusada de aumentar indiscriminadamente sus precios, con el único sentido del lucro y ganancia. En plena crísis sanitaria llegaron a aumentar un 200% productos indispensables como el alcohol en gel y los barbijos.

Estos son los nuevos competidores en un “mercado libre” tal como propuso en campaña la Alianza Cambiemos, no queda otra cosa que decir que Bienvenidos al Cambio en Paternal. El fin justifica los medios debería ser el slogan para esta idea tan anglosajona de farmacia, con su estilo de drugstore subdesarrollado donde quedan ocultas por la fuerza de la publicidad y del marketing las condiciones laborales que son impuestas a farmacéuticos y empleados.

LatePaternal

NOTAS RELACIONADAS

Informe: El desembarco de Farmacity en la Paternal y el descontento generalizado del barrio

Paternal: Se iniciaron trabajos en el histórico Mercado Alvear. Se desconoce su destino

 

Farmacias del barrio ubicadas a sólo 100mts de la nueva sucursal de Farmacity: