Luego del golpe de timón jurídico dado por la Cámara de Apelaciones de Estados Unidos que dejó en suspenso el levantamiento del embargo dispuesto por Griesa, que habilitaba a Argentina el pago a bonistas reestructurados, Arnaldo Bocco dejó su opinión y cuestionó la negociación emprendida por Prat-Gay y demás funcionarios del gobierno de Cambiemos.

Lo que deja esto como mensaje es que acá no hay nada cerrado, y cualquier estrado de la justicia norteamericana está en condiciones de dar vuelta lo que ha planteado Griesa”, explicó y acotó que ahora cualquier juez norteamericano podría hacer lugar a una futura demanda de los bonistas que aceptaron las quitas hechas en 2005 y 2010.

Por otra parte, aseguró que el acuerdo alcanzado beneficia a los Buitres a los que da mayor peso relativo al que tenían en la masa total de la deuda externa, y del 7% que eran hasta ahora, con el convenio pasarán a ser el 30% del total.

La intervención de la Procuración del Tesoro

En Radio Del Plata, Bocco reclamó que haya un dictamen de la Procuración del Tesoro, como virtual “jefe” de los abogados del Estado nacional, que le dé visos de legalidad a todo el procedimiento.

Debe haber un fundamento jurídico de parte del Estado nacional. Esta emisión por US$15.000 millones implica aumentar un 30% la deuda con privados en moneda extranjera, y llegar a casi 4% del PBI, que nos hubiéramos ahorrado con un esquema más duro”, apuntó.

Respecto de la negociación acordada con los buitres, Bocco consideró que fue “muy precipitada, poco discutida y cara”, y además “muy inequitativa en relación a los bonistas anteriores”.

“La emisión actual va a colocar la mitad de lo emitido en los canjes de 2005 y 2010 y está cerca de ser la mayor emisión de un país en desarrollo en los últimos 20 años, con una tasa de interés que no va a bajar del 8%”, alertó el economista.

Audio de la entrevista

Lunes 14 de marzo de 2016

Fuente Gustavo Sylvestre