“Es una situación que se venía viendo y lo han dicho expresamente muchos diputados y senadores, que el voto no es un voto con convicción, es por diferentes situaciones que tienen que ver con lo que entiendo que es una especie de extorsión o apriete”, justificó Kicillof sobre el voto positivo de decenas de senadores del FpV al proyecto de acuerdo con Buitres.

“Hubo apriete a gobernadores, algunos diputados o senadores provinciales recibieron llamados de sus gobernadores diciendo que tenían que apoyar el proyecto de Macri, pero no por convicción o por optimismo económico, sino que votar a favor era condición para asistir financieramente a las provincias y darles obra pública”, remarcó.

“No fue una votación limpia, en que cada uno pudo evaluar con su conciencia y según su apreciación”, dijo y más adelante agregó: “Los votos se compraron a través de la obra publica y la asistencia a las provincias”.

Por último pronosticó un futuro sombrío para el país y su deuda pública, porque “hay riesgo de nuevos juicios y nuevos buitres”. Y anticipó una “explosión en producción de buitres”.

Audio de la entrevista

Jueves 31 de marzo de 2016

Fuente Gustavo Sylvestre