Ayer en horas de la mañana la Policía Federal montó un espectacular operativo en el Sector 1 del barrio La Carbonilla en el que se derribaron dos casillas de madera que funcionaban como cocinas de paco y cocaína.

Alrededor de las 13:30 se hicieron presentes en el lugar la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, quienes estuvieron acompañados por el ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Martín Ocampo, y por los secretarios de Seguridad, Eugenio Burzaco, y de Seguridad Interior, Gerardo Milman.

Participaron además el secretario de Seguridad de la Ciudad, Marcelo D’Alessandro, la subsecretaria de Participación Ciudadana, Elizabeth Caamaño, y el jefe de la Policía Federal Argentina, Néstor Roncaglia.

“Este es el camino que nos trazamos y en el que cada día damos pasos firmes para construir, en equipo, una país sin narcotráfico” sostuvo Bullrich.

Por su parte, Rodíguez Larreta resaltó: “Este es un ejemplo más de lo que hacemos en esta nueva etapa en la Argentina, que es trabajar en equipo, ir a fondo con una de las prioridades que fijó el presidente Mauricio Macri, que es la lucha contra el narcotráfico”.

Resulta llamativo el énfasis y el despliegue con el que se comunicó la realización de un operativo menor en el que se desbarató una red de menudeo. De hecho, minutos antes de encabezar el anuncio, la ministra había anticipado vía Twitter: “Junto a @horaciorlarreta y el equipo de ciudad vamos a estar derribando un bunker para seguir avanzando hacia una #ArgentinaSinNarcotráfico“.

Lo cierto es que el acto, en el que hubo más funcionarios y medios que vecinos, tuvo un tinte muy cercano a una actividad de campaña de cara a los comicios del próximo 22 de octubre.