Preocupados porque la gestión no arranca, los principales aliados del Presidente y varios empresarios pidieron la renuncia de Marcos Peña y cambios en el equipo económico.


La recesión a casi un año de la asunción de Mauricio Macri comienza a agotar la paciencia hasta dentro del Gobierno, en donde recibieron el reclamo para que aplique cirugía mayor entre los ministros de cara al 2017. Hay un hombre que está en la mira: el jefe de Gabinete, Marcos Peña.


Quienes lo tienen apuntado por su desempeño no son cualquiera, sino los aliados de Mauricio Macri y artífices de la alianza gobernante: Elisa Carrió y Ernesto Sanz. Las cabezas de la UCR y la Coalición Cívica se reunieron en forma separada con el Presidente para pedirle que haga cambios y oxigene su gabinete, con el ministro coordinador como blanco de las mayores críticas.


Pero el jefe de Gabinete no es el único en la mira. Con una caída de la actividad del 3,7% en septiembre, la recesión comienza a apurar los tiempos y ya son varios los que reclaman hacer borrón y cuenta nueva con el equipo económico, hoy dividido en seis ministerios. Además de Sanz y Carrió, los empresarios también acompañan esta postura y quieren que vuelva la vieja figura de un único ministro de Economía, que concentre en su área todas las decisiones que hacen a la materia.


Los hombres de negocios tienen tres preocupaciones fundamentales: el fracaso de las proyecciones económicas, con unos brotes verdes que se marchitaron rápidamente; el efecto que la presidencia de Donald Trump puede tener en los países emergentes y el déficit energético que sigue sin solucionarse.


Fuente: ElDestape/Clarín

Fuente: La Generación Siguiente