Estados Unidos, Rusia, Japón, China y Corea del Sur instaron al gobierno de Pyongyang a cancelar el lanzamiento de un cohete transportador de un satélite de observación aérea, considerado como un ensayo encubierto de tecnología misilística prohibida por el Consejo de Seguridad de la ONU. El gobierno nipón advirtió que derribará el satélite si pasa por su espacio aéreo.

Corea del norte notificó ayer a la Organización Internacional de la Aviación Civil (OACI), la Organización Marítima Internacional (OMI) y a la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) su intención de lanzar, entre el 8 y el 25 de febrero, un satélite de observación aérea.

Corea del Sur, por su parte, aseguró que el Norte “pagará un elevado precio” si lanza el cohete y consideró el anuncio un “desafío” en un momento en que el Consejo de Seguridad estudia imponerle sanciones adicionales como respuesta a la cuarta prueba atómica de Pyongyang del pasado 6 de enero.

La ONU aseguró que “vigila de cerca” la situación y el Gobierno de Japón hizo una dura advertencia: "Dimos instrucciones al Ejército para que derribe el cohete en caso de que este resulte ser una amenaza para el territorio nipón", advirtió hoy el ministro de Defensa de japón, Gen Nakatani, según informó la agencia de noticias DPA.

China, tradicional aliado de Corea del Norte, expresó una “grave preocupación” y exigió al Gobierno de Kim actuar “con cautela”, si bien reconoció que no puede hacer nada para evitar el inminente lanzamiento.

Rusia, por su parte, dijo hoy estar “profundamente preocupada” al asegurar que el anuncio “sobre el futuro lanzamiento de un cohete portador en Corea del Norte causa una profunda inquietud”, según informó la Cancillería rusa. También denunció que “al decidirse por una nueva violación de las exigencias del Consejo de Seguridad de la ONU, la parte norcoreana demuestra menosprecio por las normas universalmente aceptadas del derecho internacional”.

Fuente Página 12 Últimas Noticias