Carlos Tomada estuvo ante los micrófonos de Radio Del Plata y analizó la situación económica y laboral del país. Negó que haya habido un crecimiento exagerado de la plantilla del Estado durante el kirchnerismo, y destacó que la administración pública en 12 años “cambió de funciones y “aumentó sus responsabilidades”. También aclaró que se sumó personal por la nacionalización de Aerolíneas Argentinas, del correo y de Aguas Argentinas.

“El principal objetivo de este Gobierno es achicar el Estado y disciplinar a la fuerza laboral. Instalar el miedo en los trabajadores para que no reclamen, no defiendan el salario y sus condiciones de trabajo”, sostuvo Carlos Tomada, exministro de Trabajo durante los 12 años de gestión del kirchnerismo, sobre la realidad actual del país, tras la llegada de Macri al poder.

“El gran objetivo es pobreza cero y desde que ha comenzado lo único que podemos registrar son datos y elementos que van en la dirección (contraria) para los sectores más vulnerables, con despidos y retrocesos de la capacidad adquisitiva del salario y eso es preocupante”, apuntó el exfuncionario y actual legislador de la Ciudad por el FpV.

Además, Tomada negó que en los últimos años no se hubieran creado empleos en el sector privado, y aseguró que en 2015 hubo 172.000 puestos de trabajo más en esa área. En esta línea destacó los 6 millones de empleos creados por el kirchnerismo, de los cuales “el 80% fue privado”, ponderó.

Por otra parte, negó que haya creado un Estado elefantiásico durante la gestión anterior, aseguró que la administración pública sumó nuevos roles y responsabilidades, producto también de las nacionalizaciones de empresas como Aerolíneas, Aguas, Correo o YPF, pero consideró que empleo estatal está aún por debajo de la media de los países desarrollados.

En el Ministerio de Trabajo se duplicó la planta de personal en los 12 años en que fui ministro, y no me avergüenzo. Se recuperó la inspección laboral, y había oficinas de empleo en todo el país para intermediar entre empleadores y trabajadores, pusimos en marcha un sistema de formación profesional inédito en Argentina”, dijo y agregó: “El Estado inexistente, o que juega a favor de los intereses de los empleadores, seguramente necesitará menos gente”.

Dijo además que usar el término “ñoquis” para hablar de los trabajadores del Estado es una “excusa” para “desencadenar un proceso de persecución política” contra los militantes del kirchnerismo.

Aseguró que el macrismo “necesita del argumento de un Estado con un crecimiento inédito del empleo público”, para luego despedir gente y dar señales en ese sentido para que los sectores privados reproduzcan también esas cesantías.

Audio de la entrevista

Miércoles 9 de marzo de 2015

Fuente Gustavo Sylvestre