Jorge Lanata insultó y despreció gravemente al niño Casey Wonder.

Jorge Lanata junto a Mauricio Macri en un estudio de Radio Mitre, del Grupo Clarín.

Por Enrique Juan Box. LA CONSTITUCIÓN NACIONAL PROTEGE DE MANERA ESPECIAL A LA INFANCIA. PERO PARECE QUE NADIE DEL APARATO LEGAL SE DIO POR ENTERADO. Está claro que para los medios de comunicación, un “joven valioso” es aquel que se subyuga al adoctrinamiento publicitario y consume.

Entonces el joven valioso sale a comer las “hamburguesas felices” que le van a tapar las venas de colesterol; esto es muy bueno porque con la obesidad del joven valioso, se le van a vender medicamentos que no necesitaría comprar si fuera sano. El joven valioso es el que comienza a fumar tempranamente, para que prematuramente se le pudran los pulmones; es el que alcanza a comprender el “valor del encuentro” de modo tal que eso no le permita entenderlo al encuentro de marras, sin alcohol en exceso y termine estrellado con su moto o auto… o matando a alguien. Mejor aun si el joven valioso es marquero, porque pondrá en el consumo todas sus expectativas, aunque solo termine conquistando frustraciones y depresiones, que lo llevarán a tomar más y fumar más, cuando descubra que con toda la furia puesta en marcas, sigue siendo el mismo pelotudo.

La mamá de Casey Wonder, el niño de 11 años que en Noviembre del 2014 se declaró kirchnerista durante un acto en conmemoración por la muerte de Néstor Kirchner, le respondió al periodista Jorge Lanata, quien llamó “Casey Goebbels” al chico y lo mandó a “jugar a la Play” y “Disney”; al asegurar que en el país “hay un montón de chiquitos con ideas” y adelantó que su hijo ya está escribiendo un libro.
En diálogo con Radio Nacional, Nydia Lirola, sostuvo que “está lleno de chiquitos como Casey. Hay un montón de chicos en el país que tienen determinadas ideas sobre la política”.

Para los mismos medios el joven resiliente, ese que sea capaz de formar opinión propia y resistir el asedio persistente y taladrante del brillo pomposo de la tentación publicitaria y decidir por sí mismo sobre gustos y opciones… ese joven no vale nada. Porque no va a comprar nada de lo que traten de venderle.

Y lo que es “peor” cuando llegue el momento, tampoco será manejable sobre por quién deberá votar, como pretenden los medios que adoctrinan con cara de Heidi, pero alma de Chucky. El pensamiento crítico es un problema serio para los medios, porque le arruina toda la cadena de negocios al delivery del pensamiento chatarra.

Por eso comprendo que cuando aparece un joven como Casey Wonder, muy joven, les despierta esa desesperación que los desencaja, pero nunca pensé que llegara a tanto como para hacerlos perder la compostura y llegar al delito. Abusar de un joven de once años no es un tema menor, porque no por ser menor no tiene derecho a expresarse e inclusive a estar equivocado sin ser insultado.

Estimado miserable (me refiero a usted, Lanata) quien no tiene derecho a descalificar y vilipendiar a un menor de edad en grado de hostigamiento, es un mayor de edad cronológica al menos, como usted. Tampoco tiene derecho a proyectar sobre el menor su propia condición de usted, de Joseph Goebbels del grupo Clarín.

Casey tiene derechos, usted tiene limitaciones. Si este muchacho que puede no gustarle pero es de una mente brillante. Brillante no quiere decir acertada aunque co-incido con él, digo brillante porque goza del brillo de su simpatía y su claridad para exponer lo que son, no sus pareceres sino sus convicciones, que supo argumentar y hasta ejemplificar.

Usted, miserable delincuente, ya alentó a que los hijos de funcionarios fueran acosados en sus escuelas y colegios. Ciertamente con estas acusaciones, usted espera que los compañeritos de Casey lo estigmaticen como nazi, con el riesgo de agresión que esto conlleva, habida cuenta de la sensibilidad de la gente con el holocausto.

La asiduidad de su aversión con los menores de edad, le trazan un perfil de enemigo público especialmente execrable, individuo Lanata. Espero que exista algún fiscal o juez, que de oficio le impida continuar agrediendo a menores de edad, o proponiendo que sean agredidos, en una evidente apología de la violencia. Que se lo impidan poniéndolo tras las rejas como correspondería o al menos con esos cepos para bocones.

Soy un sobreviviente a esa época macabra en la que se perseguía a la juventud pensante y se trató de aplastarla. Se llevaron a muchos, individuo Lanata. No vamos a permitir que eso se repita.

Enrique Juan Box. DNI 10.603.903

Fuente: Facebook 

Fuente ContraInfo