El periodista de Radio del Plata, Raúl “Tuny” Kollmann detalló en Mañana Sylvestre punto por punto elementos que forman parte de la instrucción y que darían por tierra con la hipótesis del homicidio.

“Tenemos 15 médicos (peritos) de 16, la mayoría designados por la Corte, por Lorenzetti, que dicen que no hay acción homicida en este hecho. Hay 5 de 6 criminalistas, que dicen que no hubo otra persona en el baño en el momento del disparo”, sostuvo Tuny Kollmann.

“El análisis de las gotas de sangre muestran que no había nadie más en el baño, porque si no las gotas hubieran pegado en el homicida y caen naturalmente a cada uno de los lugares. Si no se hubiera creado un blanco de gotas de sangre y pisadas y no lo hay”, precisó.

Otro detalle que subrayó como clave es que la puerta del baño estaba cerrada, y la cabeza del fiscal estaba apoyada contra esa puerta. “Eso significa que no hubo una persona que pudiera matar y salir del baño. No hay gota de sangre fuera del baño. Si hubo un homicida no manchó nada de nada, y no hay una gota fuera del baño”, añadió.

Kollmann citó el propio testimonio de la madre de Nisman, Sara Garfunkel, quien había asegurado ante la Justicia que no había desorden de ningún tipo en el departamento del fiscal, “todo estaba como dos días antes”, cuando la mujer había visitado a su hijo, refirió el periodista.

Refirió que existen dos testimonios, el del custodio Rubén Benítez y el de Diego Lagomarsino que aseguran que Nisman les había pedido un arma, y fue el mismo Lagomarsino quien finalmente se la prestó.

“Me dijo Jaime (por Stiuso) que hay peligro para mis hijas, préstame el arma”, habría testimoniado Lagomarsino ante la Justicia, según Kollmann, aunque “después se desdijo”, consignó.

Por otra parte remarcó el clima de politización que marcó el caso, que a su juicio fue utilizado como herramienta de oposición en tiempos de la gestión anterior.

“Había hecho una denuncia contra la exPresidenta y el exCanciller, y estaba en su mejor momento, ese el argumento de los familiares de Nisman y de lo que era la oposición al kirchnerismo para sostener la hipótesis del homicidio, no los hechos concretos y la verdad es que tenés todo el tiempo casos de alguien que se quita la vida, y la familia no lo quiere creer”, apuntó.

“Estoy convencido de que él creía que lo iban a sacar de la fiscalía, por eso vuelve de Europa. Había pedidos de familiares de AMIA para desplazarlo, porque viajaba mucho y trabajaba poco, y eso lo decían en vida. Por eso presentó la denuncia sin terminar y se la voltearon muy fuerte en esos primeros días”, finalizó.

Audio de la entrevista

Lunes 18 de enero de 2016

Fuente: Gustavo Sylvestre