Gabriel Rosenstein, médico de Guardia e integrante de la Asociación de Médicos Municipales del Hospital Tornú, expuso ante la Comisión de Salud de la Legislatura porteña sobre la crisis que atraviesa uno de los principales hospitales de referencia en tuberculosis y patologías respiratorias de la Ciudad de Buenos Aires.

“Desde hace un año tenemos 80 camas de instalación menos, hace seis años que se está reformando la sala de neumotisiología y no tenemos la posibilidad de internar pacientes aislados que padezcan tuberculosis” señaló el profesional de la salud ante la comisión que preside el legislador José Luis Acevedo (PRO), a la vez que agregó: “Hay tres pabellones que están asistidos por mangueras de agua porque están rotos los caños y no tenemos endoscopía desde agosto del año pasado”.

Rosenstein sostuvo además que todos estos planteos “mueren indefectiblemente en la Dirección del Hospital” y que en la “Guardia terminamos internando durante días y hasta semanas a pacientes con padecimientos mentales que no tienen lugar de observación ni de internación, incumpliendo la Ley 448“.

“La tuberculosis está creciendo en la Ciudad de Buenos Aires y la tuberculosis multiresistente requiere obligadamente de internación y de aislamiento, lo cual en nuestro Hospital resulta prácticamente imposible brindar”, completó.