Pablo Gentili conversó con Gustavo Sylvestre en AM1030 Radio del Plata y dio un panorama de la complicada situación política que vive la presidente Dilma Rousseff, y que hoy es noticia por el nombramiento de Lula da Silva como jefe de gabinete de ministros.

Para Gentili hay una gran reacción en los sectores medios y altos contra el gobierno de Rousseff, situación que se agiganta por la aparición de operaciones políticas montadas desde la justicia y los grandes medios para esmerilar el poder política del gobierno del PT.

“El objetivo principal es poner preso a Lula y que nunca más sea presidente. Y también esto ha generado un efecto dominó, que está arrastrando todo y es un tsunami que se viene. Porque aparece afectado Aecio Neves, el expresidente Fernando Henrique Cardozo, y buen parte de los diputados, también de la oposición”, expresó el doctor en Educación de la Universidad de Buenos Aires.

Es raro que un juez entregue escuchas a algunos pocos medios de comunicación en cuestión de horas para que salga en un noticiero de los mas vistos en Tv asociado a movimientos que hacen protestas en la calle”, acotó.

Hay una estructuración de un movimiento hacia una desestabilización del gobierno. Ha habido casos de corrupción gravísimos en Brasil y no cabe duda de que deben investigarse esos casos, pero aquí hay una hipótesis que el juez Moro tiene, que apoyan algunos medios en Brasil y los sectores de oposición multiplican, y que esos casos estuvieron dirigidos por Lula y Dilma, y que formaban parte de un esquema para financiar campañas electorales o beneficios personales ampliando su patrimonio y riqueza, y esta segunda parte nunca se demostró”, explicó.

Aunque reconoció cierto hartazgo del ciudadano brasileño ante reiterados hechos de corrupción: “La gente sale con pancarta con la consigna de que se vayan todos. Hay una sensación de que la política está podrida y algo de eso hay”.

La vuelta de Lula

En relación al shock político que significó el regreso de Lula al ámbito del poder como jefe de Gabinete de Rousseff, Gentili apuntó que la llegada del exmandatario brasileño al gobierno significará la posibilidad para el PT de recuperar terreno político perdido a partir de la capacidad de convocatoria que tiene Lula.

Lula va a tener en Brasilia una gran capacidad de articulación, no solo para limitar los efectos de un posible impeachment sino para reconstruir la base de alianzas que el PT”, cerró.

Audio de la entrevista

Jueves 17 de marzo de 2016

Fuente Gustavo Sylvestre