La Comisión Nacional por la Memoria reveló que el titular de la Fiscalía General de Mar del Plata, Fabián Fernández Garello, fue sub inspector de la Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (Dippba) y que, como tal, se “infiltró en reuniones de las Madres de Plaza de Mayo y la Conferencia Episcopal” para realizar “acciones de espionaje”. El organismo pidió la intervención de la Suprema Corte provincial y de la Procuración bonaerense, y reclamó el juicio político del funcionario judicial.

Ante la “gravedad institucional” del caso, la CPM exigió, además, el “urgente apartamiento” de Fernández Garello, a quien se lo involucró también en “el secuestro, tortura y asesinato de Ana María Martínez”, así como también en el de otros “militantes comunistas”. La causas fueron abiertas en los tribunales de San Martín y San Isidro.

En su paso por la Dippba, Fabián Uriel Fernández Garello se inició “como oficial ayudante y luego como oficial subinspector en la delegación de San Martín”, y entre entre 1978 y 1982 habría participado “en 17 intervenciones de actos de inteligencia en el marco de las acciones persecutorias y represivas que fueron constitutivas del terrorismo de Estado”.

La denuncia de la CPM revelada por La Izquierda Diario sostiene que Fernández Garello es investigado por participar en operativos de la Brigada de Investigaciones de San Martín y del Destacamento de Inteligencia 201 de Campo de Mayo, en la causa por “apremios ilegales contra un militante del Partido Comunista en 1982 y de la detención de tres militantes del Partido Comunista, el 23 de Julio de 1981”.

En la causa se presentaron “memorandos de inteligencia referidos a conflictos laborales y gremiales en Textil Patagónico, Fiat Concord y Deutz Argentina”, entre otros, que dan cuenta de los hechos en que el actual fiscal general habría actuado como infiltrado.

La documentación añade que Fernández Garello también fue espía en un encuentro entre las “autoridades de la Conferencia Episcopal Argentina y las Madres de Plaza de Mayo”, y hasta en “cooperadoras escolares”.

“La permanencia de Fernández Garello como fiscal general es inadmisible en democracia”, puntualizó la CPM a través de su comunicado en el que añade que, por estos antecedentes, su continuidad es “incompatible su continuidad en el cargo”.
Fuente: Página 12
{$excerpt:n}