El Gobierno de la Ciudad promueve lo que denomina “Participación Ciudadana”. Desde el sitio oficial se expresa que “las nuevas tecnologías ofrecen canales de comunicación entre los vecinos y su gobierno y que “más de 200 obras o iniciativas serán sometidas a votación por medio de teléfonos, Internet y redes sociales en dos años” con el objetivo de “fomentar la participación ciudadana con canales expeditivos y rápidos, para incidir en la toma de decisiones de acuerdo a sus intereses, a los servicios públicos que utilizan y a su lugar de residencia.”

Este programa será el responsable de la definición de temas como por ejemplo, “qué clases de servicios quieren que se incorporen a las estaciones fijas de la Ciudad, qué disciplinas se incorporan a los juegos porteños o las plazas que visitará la unidad móvil de atención sanitaria gratuita de mascotas entre otros proyectos”. Se trata de un sistema de encuestas a través de las redes sociales para que los vecinos participen en las decisiones referidas a algunas iniciativas barriales.

El tema entró en una zona gris cuando comenzaron a llegar denuncias de padres de los colegios del barrio de La Paternal quejándose por lo que definen como una invasión a la privacidad de alumnos menores de edad. Concretamente, el Gobierno de la Ciudad entró a los colegios del barrio con el pretexto de que los alumnos elijan un diseño para el mural que se realizará en el Puente Cortázar. Los chicos y chicas completaron una encuesta en la que además se les requería sus datos personales: Apellido, Nombre, Teléfono y mail.

En las últimas semanas los defensores de la Alianza Cambiemos intentaron demonizar a los profesores y maestros que se manifestaron para pedir la aparición con vida de Santiago Maldonado. Pero nada dicen cuando el ex ministro de Educación hace proselitismo en los colegios o se utilizan técnicas engañosas para hacer llegar su mensaje político en forma indirecta en las aulas de los colegios de la ciudad.