Fuentes allegadas a la causa abierta como “desaparición de persona” revelaron que Chueco, abogado del empresario kirchnerista Lázaro Báez —quien se encuentra detenido por lavado de dinero— habría traspuesto la frontera el jueves hacia Brasil, donde se perdieron sus pasos.

De todas formas, la pesquisa a cargo de fuerzas federales y provinciales del lado argentino, con el apoyo de sus colegas de Paraguay y de Brasil, continuaba con las tareas de rastrillaje con el propósito de dar con el paradero de Chueco, en la zona que comparten los tres países.

En principio, los investigadores determinaron que no existen registros en Migraciones con respecto a un posible cruce del abogado por el puente internacional Tancredo Neves hacia Brasil, aunque sospechan que sí pudo haber utilizado este medio con documentos apócrifos.

Las fuentes indicaron que también se maneja la posibilidad de que el abogado hubiera utilizado un paso no habilitado hacia el territorio brasileño y desde ahí a la ciudad de Ciudad del Este, Paraguay, a través del puente "De la amistad", o bien eludiendo los controles fronterizos en cada caso.

En medio de esas conjeturas, los agentes de seguridad de los tres países “continúan rastrillando la zona”, comentó un funcionario de la justicia de Misiones que tiene a cargo la causa, aunque reconoció que transcurridos casi tres días las hipótesis que manejan son dos: el suicidio o la huida.

Al fundamentar sus apreciaciones con respecto a la primera alternativa, los investigadores se basan en la advertencia que Chueco habría realizado en los días previos, cuando fue sorprendido en el Parque Nacional Iguazú, descompuesto o alcoholizado, por guardias del lugar.

Por eso, los patrullajes en las tres fronteras están centralizados en la zona de montes compartida, descartándose la posibilidad de que Chueco todavía se encuentre oculto en la zona ante las dificultades de supervivencia, principalmente.

Debido al tiempo transcurrido, los pesquisas consideran que el abogado bien pudo haber traspuesto las fronteras e internarse tanto en territorio paraguayo como brasileño, para continuar su huida y evitar a la justicia argentina, donde aparece involucrado en la causa por lavado de dinero.

El abogado llegó a Misiones entre la noche y la madrugada del martes. Arribó a Posadas para luego dirigirse a Puerto Iguazú, donde se registró en dos hoteles al mismo tiempo, al parecer motivado por un estado emocional complejo.

El miércoles fue rescatado por guardias de Parques Nacionales del área de las Cataratas del Iguazú, a quienes habría confesado sus propósitos suicidas, situación que habría quedado registrada tanto por los guardaparques como por la policía de esa ciudad.

A partir de esa circunstancia, el abogado protagonizó una confusa situación que incluyó un llamado telefónico a su esposa que estaba en Buenos Aires; el arribo de ésta a Iguazú y la desaparición del hombre en la tarde del jueves último, dejando al menos dos cartas y dólares y pesos.

Fuente Página 12 Últimas Noticias