El proyecto del Viaducto San Martín está atravesando por un período de incertidumbre. La obra civil venía avanzando a pasos firmes funcionando en jornadas de 24 horas, divididas en tres turnos, en las que se desempeñaban cerca de 140 operarios. Pero desde hace aproximadamente veinte días, el turno nocturno se encuentra totalmente paralizado a causa del despido de 45 trabajadores.

Late Paternal dialogó con Gladys, una vecina del barrio La Carbonilla que vive a escasos cien metros de la Estación La Paternal, quien manifestó que “hasta hace tres semanas no se podía dormir por los ruidos de los taladros y de las grúas, que no paraban un segundo, y ahora no se escucha absolutamente nada”.

La empresa a cargo de la construcción del viaducto es Autopistas Urbanas Sociedad Anónima (AUSA), una unión transitoria de empresas que en su constitución estaba integrada por el Grupo Macri y Techint. Según pudo confirmar Late, a principios de abril la firma dejó cesantes sin previo aviso a los 45 obreros de la construcción afectados al turno noche de la obra del viaducto, sin brindarles explicación alguna sobre las causales de la medida.

 

Una iniciativa controversial

La obra comenzó en junio del año pasado con un acto encabezado por el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta quien, acompañado por el ministro de Transportes de la Nación, Guillermo Dietrich, anunció la realización de un tendido de hormigón de 5 km de extensión para elevar las vías del Ferrocarril San Martín entre las estaciones La Paternal y Palermo.

Desde sus inicios, el proyecto generó polémica en el barrio de La Paternal y en la Comuna 15. En primer lugar, por colocar en peligro de desalojo y demolición a distintas casas, comercios y edificios. El caso más resonante fue el del casco original de la Estación La Paternal.

A esta preocupación se le sumaron las reiteradas quejas de los usuarios por el servicio limitado del Ferrocarril San Martín. Pero las controversias fueron aún más allá: los vecinos del barrio también expresaron su molestia por una brutal poda a la que fue sometido el histórico gomero que se encuentra ubicado frente a las vías sobre la Avenida Warnes.