Ayer se cumplió un mes de aquella puesta en escena en los jardines del Museo de Arte Decorativo en la que el ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, presentó a su equipo.
Liliana Piñeiro (ex directora de la Casa del Bicentenario, ex curadora de artes visuales del CCK) dejó de estar a cargo de la Dirección de Museos. Y la coreógrafa Inés Sanguinetti, a cargo del área de Cultura e Inclusión, tampoco sigue.

A un mes de aquella foto ya es vieja
La renuncia de las dos directoras nacionales, que estuvieron en esa selfie del gabinete de Avelluto, se les pidió hacer despidos masivos y no aceptaron.
El choque entre el clima de persecución interno y los gestos de dignidad. 

Fuente José Rubén Sentis