El abogado y exmilitar Silvio Guillermo Martinero continuará detenido por disposición del juez de instrucción Luis Zelaya, ante quien declaró por estar acusado de “homicidio simple por dolo eventual” contra Daniel De Negris, el hombre al que le pegó un balazo cuando intentaba detener con su arma particular a dos hombres en moto que lo habían robado.

La defensa del imputado no pidió la excarcelación, por lo cual permanecerá detenido a la espera de que se resuelva la situación procesal, lo que ocurrirá en el término de diez días. Su abogado, Leonardo Rombolá, sostuvo que la discusión judicial pasará por determinar si su cliente cometió un crimen “intencional” o si fue “impericia o negligencia” al disparar varias veces en plena vía pública.

“Hay una persona muerta, y ese homicidio no se puede borrar. Acá no podemos con un tecnicismo, decir que fue una legítima defensa. Yo interpreto que repele una agresión contra una moto, al disparar él pudo haber sido totalmente imprudente”, señaló el letrado en declaraciones a radio Vorterix.

Rombolá explicó que Martireno utilizó un arma Glock “que es casi una ametralladora, usted aprieta (el gatillo) y es una ráfaga”, y que eso explica los tiros que se registraron.

Por su parte, la hermana de la víctima, Nelly De Negris, apuntó contra Martireno y consideró que “el que está decidido a matar, es un asesino”. En declaraciones a radio La Red, la mujer reclamó que el abogado “pague” por lo que hizo y que no “entre por una puerta y salga por la otra”.

Fuente Página 12 Últimas Noticias