El economista Aldo Ferrer consideró que el pedido de la Justicia de Nueva York de derogar la Ley Cerrojo y de Pago Soberano para acordar con los acreedores que no entraron en los canjes de 2005 y 2010 “afecta la soberanía nacional” y remarcó que el Congreso debería revisar los pormenores de ese arreglo, ya que se trata de “una decisión que puede comprometer el futuro de los argentinos”.

“No es posible que un juez de Nueva York (Thomas Griesa) le diga al país que se debe derogar una ley para que se llegue a un acuerdo. Eso afecta la soberanía nacional y la división de poderes”, a Télam quien fuera ministro de Economía entre 1970 y 1971. En su criterio, “lo primero que debería hacerse con ese arreglo es someterlo a la evaluación del Congreso. Ahí debería aprobarse y recién después analizar como Estado independiente y soberano si corresponde derogar una norma”, observó el economista.

El juez Griesa condicionó días atrás el levantamiento de la cautelar que le impide a Argentina pagarles a los bonistas que entraron en los canjes de 2005 y 2010, a la derogación de las leyes Cerrojo y de Pago Soberano. En este sentido, Ferrer criticó el contenido del acuerdo con los fondos buitres, al observar que se aceptaron “todas las demandas sin negociar nada”.

“A los fondos buitre se les hizo una oferta que es mala para el país. Se aceptaron todas las condiciones que nos hicieron. Es una pena porque el país se encontraba en una situación que no era tan mala con respecto a sus finanzas”, enfatizó.

En cuanto a las políticas económicas implementadas durante los 70 primeros días de gobierno, Ferrer apuntó que se llevó a cabo “una gran transferencia de recursos” desde los sectores asalariados a los más favorecidos.

“En estos 70 días hubo inflación, devaluación y se generó una regresiva transferencia del ingreso desde los sectores populares a los más ricos. Ahora el Gobierno debe aplicar políticas para ver cómo evoluciona la economía en el futuro”, concluyó.

Fuente Página 12 Últimas Noticias