Este año murieron en Mar del Plata siete personas en situación de calle

Es el dato que manejan las organizaciones que trabajan para darles amparo. Aseguran que nunca antes había sucedido. Lo atribuyen al comienzo tempranero de las temperaturas invernales y al uso de drogas.

Miguel fue encontrado en La Pampa y Luro. Juan Pablo, en Catamarca y la Diagonal Pueyrredon. El Negro, a una cuadra del lugar donde dormía, el acceso al Centro Asturiano. A Marcelo, que por las noches se refugiaba en el techo del ingreso a la Escuela de Educación Técnica N° 3, lo hallaron sin vida en España y Falucho. Ismael tenía su “alojamiento” en Luro y Entre Ríos y falleció en el hospital después de que lo encontraran agonizante. En cambio, Gabriel, que pasaba las noches en algún punto resguardado del viento de los balnearios de La Perla, murió de sobredosis.

A esos seis casos de personas en situación de calle fallecidas en lo que va del año hay que sumarle el de otro hombre que fue hallado en Rivadavia y Catamarca, y que solía dormir dentro de un cajero automático del microcentro. “Nunca supimos su nombre. Pero sí sabemos que en lo que va del año son siete casos. Nunca habíamos tenido tantos muertos”, dijeron a LA CAPITAL desde organizaciones que trabajan para darles techo y amparo a aquellos que no tienen donde pasar las noches.

Algunos de los casos fueron foco de atención mediática, como el de Miguel Angel Mansilla (60), a quien el 28 de mayo encontraron sin vida tirado bajo una garita de colectivo en avenida Luro y la Pampa. O como el de Juan Pablo Ramos (25), cuyo cuerpo inerte fue descubierto el 10 de junio en la diagonal Pueyrredon y Catamarca.

“Pero los casos que llegan a los medios son apenas una parte de la realidad”, dijeron a LA CAPITAL en una entidad que aborda la problemática de las personas sin hogar.

A principios de mes también se conoció públicamente la muerte de “Marcelo”, puesto a la luz en una carta abierta que el padre franciscano Ramiro de la Serna le dedicó al intendente Carlos Arroyo. “Hoy quiero compartirle mi indignación, que es mucha, aunque menor que mi dolor. Hemos enterrado esta mañana a Marcelo, un hermano en situación de calle, muerto la semana pasada “de muerte natural”, según consta en la autopsia. Qué ironía llamar muerte natural a las consecuencias vividas por un hombre que duerme en la calle, soportando la intensidad del frío, sin atención médica, con escasa comida y nula contención”, señalaba el texto, que además ponía de manifiesto los inconvenientes para retirar el cuerpo de la morgue y la entrega de un cajón que “chorreaba líquidos”.

Hay varias causas que, según las entidades, contribuyeron este año a incrementar la cifra de fallecidos en situación de calle. La primera es que Mar del Plata soportó “un invierno largo y duro”. Otra es que “las temperaturas invernales empezaron a fines de marzo y el ‘Operativo Frío’, en junio”. El otro motivo es el incremento de “personas con adicciones”.

Relevamiento

En la Secretaría de Desarrollo Social no convalidan que el trabajo con personas en situación de calle haya empezado más tarde que el frío. Aseguran que comenzaron a verificar y atender casos y denuncias “el 2 de enero”, y que en mayo se puso en funcionamiento el programa “El Puente”, que reemplazó al Operativo Frío para dar asilo a personas sin lugar donde pasar la noche.

Para abordar la problemática en forma integral, el municipio, la Defensoría del Pueblo de la provincia y el Ministerio de Desarrollo Social bonaerense, con la colaboración de la organización “Nada es imposible”, realizaron un relevamiento de personas en situación de calle. “Más de 70 voluntarios ‘barrieron’, durante tres jornadas de trabajo, nueve puntos fijos y tres zonas del casco urbano de Mar del Plata con la finalidad de recabar los datos”, informó la Defensoría.

El estudio busca desentrañar las condiciones de vida de las personas que viven en la calle, cuántas horas pasan allí, a qué lugares asisten para alimentarse, asearse y conseguir abrigo y qué situaciones riesgosas o violentas vivieron.

Por otro lado, la investigación apunta a determinar cuáles son las cuestiones positivas que los encuestados destacan de la vida en la calle y cuáles las negativas; por qué llegaron a vivir en esa condición y qué condiciones deberían modificarse para que la abandonen.

“Los datos serán codificados por el área de Gestión Social y la Dirección de Planificación y Estrategia de la Defensoría del Pueblo y una vez concluida dicha tarea se darán a conocer los resultados”, mencionó la Defensoría.

En Desarrollo Social del municipio creen que será clave tenerlos antes de fin de año. “Queremos tener el número de personas que viven en la calle para saber cuánto aumenta con la gente que viene de diferentes partes del país”, dijo la titular del área, Vilma Baragiola.
Fuente: Ramble Tamble