La nueva tesis oficial es que el consumo no repunta “porque la gente ahorra más”. Así lo sostuvo en las últimas horas el titular de la cartera de Hacienda, Nicolás Dujovne. Desde el gobierno justifican esta situación argumentando que la economía muestra signos de reactivación, pero lo que no aclaran es que el sector agropecuario, el minero -a quienes les quitaron las retenciones- y, por supuesto, el financiero, cuya bicicleta está enriqueciendo a los que más tienen en forma insospechada para el resto de la sociedad, son los únicos que se están viendo beneficiados por las actuales políticas económicas.

Los funcionarios de Cambiemos aseguran que la suba en las tasas de interés cambió el comportamiento de los consumidores y con esto intentan explicar la caída en las ventas del comercio minorista. Lo que equivale a decir que la gente de los barrios dejó de ir a los centros comerciales a consumir porque están invirtiendo en Lebacs, plazos fijos o dólares.

No obstante, el índice de precios relevado por la Dirección de Estadísticas de la Ciudad de Buenos Aires mostró en marzo pasado un alza de los precios de un 35% en los últimos doce meses, similar a la del IPC Congreso que marcó un avance del valor de los productos de venta de un 33%. Por su parte, los números del INDEC reflejan que las ventas en los centros comerciales experimentaron un aumento muy pequeño -de sólo un 10,6%- y que esta suba se ubicó nuevamente muy por debajo del nivel de inflación anualizada a marzo del 2017. Esto quiere decir que los niveles de facturación de los shoppings cayeron en términos reales.

Sin necesidad de recurrir a gráficos crípticos e inentendibles, esta realidad se puede comprobar a simple vista con sólo salir a la calle a caminar. Este fin de semana, Late Paternal salió a recorrer el centro comercial más cercano, el Shopping de Villa del Parque, y captó un registro fotográfico en el que se puede constatar no sólo el bajo caudal de clientes recorriendo las instalaciones, sino también la gran cantidad de locales que debieron cerrar sus puertas debido al desplome en las ventas.