No caben dudas de que el resultado electoral, aún cuando hayan pasado varios meses de la derrota de Daniel Scioli, ha sido un golpe de knock out para el peronismo en su conjunto.

Con el transcurrir de los días, continúan los pases de factura entre distintos dirigentes, acaloradas discusiones internas (que muchas veces salen a la luz) y, recientemente, la fractura del bloque del FPV en la Cámara de Diputados, cuyos Legisladores “disidentes” decidieron conformar el nuevo bloque “Justicialista”, y que reavivó la derrota electoral a manos del actual Presidente, Mauricio Macri.

Un Peronismo dividido y sin poder de unidad (por lo menos en lo inmediato), luego de las elecciones, significa una nueva “victoria” para el actual oficialismo.

Por lo cual, con la salida de Diego Bossio del bloque Kirchnerista, el principal ganador es Mauricio Macri, que contará con una oposición dividida y con menos fuerza en el Congreso de la Nación.

Luego de la noticia, el Presidente llamó a sesiones extraordinarias en el Senado para votar a dos nuevos jueces de la Corte Suprema, que desea nombrar desde que asumió la Presidencia.

Esta “ruptura” generó, como era de esperarse, diversas declaraciones de distinto tenor entre dirigentes del Frente para la Victoria.

Aníbal Fernández habló directamente de “traición”, apuntando a Diego Bossio y el resto de los Diputados que conformaron el nuevo espacio.

Por su parte, Juliana Di Tullio también fue muy crítica al referirse a los “compañeros” que dejaron el bloque.

Sin embargo, el primer apuntado por los sectores mas duros del Kirchnerismo, Diego Bossio, trató de poner paños frios al declarar: “No somos el Frente Renovador, nadie se va a ningún lado”.

En este sentido, Héctor Recalde aseguró que “la salida de 12 Diputados no debilita al Frente para la Victoria.  Seguimos siendo la primera minoría” insistió y advirtió que la defección de una docena de Legisladores “no es la dimensión de una fractura”.

Mas allá de este tenso momento que se vive entre Peronismo – Frente para la Victoria, habrá que buscar un punto de equilibrio para luchar contra lo que verdaderamente daña al conjunto de la población: los despidos masivos, el aumento desmedido de precios, la censura y represión macrista que están deteriorando todas aquellas conquistas que se lograron en los últimos 12 años de gestión K.

Ese 49% que eligió por otra opción en las elecciones, necesita estar representado y, si bien hay que respetar todas las posiciones que conviven en el movimiento y las decisiones adoptadas, es bueno traer a colación la frase de Juan Domingo Perón que resume este momento: “Peronistas somos todos”.

Fuente Hernan