El Gobierno Nacional para aplicar la nueva ley de flagrancia traspasó dos alcaidías al Servicio Penitenciario Federal

Espacio de publicidad

Nueva ley de flagrancia. Firmaron un convenio el Ministerio de Justicia nacional con el Consejo de la Magistratura local. Es para que haya más lugares por la nueva norma, que anticipa la intención del gobienro nacional de aumentar el número de detenciones.

El ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, y el presidente del Consejo de la Magistratura porteño, Enzo Pagani, firmaron un convenio para que las dos alcaidías dependientes del Poder Judicial de la Ciudad puedan albergar a presos a disposición de jueces nacionales en el marco de la nueva ley de flagrancia.

La nueva norma, que entró en vigencia la semana pasada y reduce los procesos penales en los que una persona fue detenida “in fraganti” y permite llegar a un juicio o una condena. De esta manera la Ciudad permitirá al Servicio Penitenciario Federal (SPF) trasladar a las dos alcaidías de la Ciudad a los presos a disposición de jueces nacionales o federales a la espera de los procedimientos previstos en la nueva ley.

Las dos alcaidías que tiene la Ciudad están ubicadas en Hipólito Yrigoyen 932 y Beruti 3345. El convenio es por tres años, prorrogables automáticamente por un nuevo período si no hay oposición expresa previa, y así sucesivamente.

Según la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) el 7 de septiembre, con 63 votos a favor y sólo tres en contra, la Cámara de Senadores convirtió en ley el proyecto de reforma del art. 353 bis del Código Procesal Penal, que ya tenía media sanción de diputados. Aunque la idea de una justicia “veloz” o “express” no es novedosa en la legislación nacional, y existe también en muchas provincias, el gobierno de Cambiemos logró imponer, con el apoyo de la “oposición” patronal, una herramienta represiva de enorme alcance a la hora de criminalizar la pobreza y la protesta. La ampliación del procedimiento de flagrancia es una amenaza cierta contra los sectores populares y los luchadores, y una nueva herramienta para su criminalización, que nos exige más unidad, organización y lucha.

LatePaternal

 

Espacio de publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*