“Hay una obsesión del PRO en cuidar la imagen del gobierno y en particular la de Macri, protegiéndolo y encapsulando su agenda personal en noticias que tienen que ver más que nada con lo emocional, el uso de fotos con su hija Antonia, la visita de los chicos de la Villa 31 después de la represión a la murga del Bajo Flores. Y también en lo que el PRO llama la agenda del futuro, que son temas vinculados a la ecología, el cambio climático y las nuevas tecnologías”, explicó Andrés Fidanza, sobre el contenido de la columna que publicó hoy en el diario Perfil, sobre el enorme aparato de comunicación y marketing montado en el Gobierno de Cambiemos.

El periodista aseguró que desde el macrismo se busca ofrecer la contracara de “todo lo que uno asocia con política tradicional, con la rosca, con la ideología, la contracara del biotipo de lo que representaba el kirchnerismo, un discurso más duro e ideologico”.

Fidanza remarcó que el Gobierno sumó un equipo de profesionales del marketing con 5 subsecretarias, 2 secretarios y una dirección de Discurso aplicada a que toda la comunicación emocional del presidente “parezca espontánea”, cuando en realidad “está todo hiperpensado y calculado”.

En esta línea, colocó como preponderante el trabajo del jefe de Gabinete Marcos Peña, y el del reconocido asesor ecuatoriano Jaime Duran Barba, porque “entre los dos lo que tratan de hacer es correr a Macri de ese lugar de derecha vinculada al neoliberalismo y buscan combatir prejuicios progresistas a Macri y a las medidas concretas”.

En Radio del Plata, Fidanza precisó que serán los ministros quienes tomarán a cargo las medidas de Gobierno más antipáticas y funcionarán como fusibles ante eventuales crisis, mientras que a Macri se le reservará la “comunicación directa y emocional”, y “las buenas noticias”.

Al 80% de la sociedad la política no le interesa demasiado y ellos tratan de hablarle mas a ese 80% que al 20% restante”, indicó.

“La comunicación la trabajan a varias manos, el filósofo Alejandro Rozitchner es el encargado de hacer el primer boceto, siempre en línea de esto de alejarse de la política tradicional, mantenerse propositivo y hablarle a los mas despolitizados, no meterse en tramas ideológicas, y contrastar con el kirchnerismo”, culminó.

Lunes 8 de febrero de 2016

Fuente Gustavo Sylvestre