Arnaldo Bocco, especialista en finanzas internacionales, habló con Mañana Sylvestre acerca de la propuesta de acuerdo del Gobierno con buitres para cancelar la deuda en default, y aseguró que ese pago implicará generar nueva deuda por casi el doble del valor.

“Se está ofreciendo pagar en cash con recursos que no se tiene, e implica que Argentina va a salir colocar deuda para pagar la anterior, que va a tener un costo alto no en tasas de interés, sino en la emisión que voy a tener que hacer para recaudar ese efectivo, porque el mercado recorta el 50%, que es mas o menos la tasa de descuento del mercado interno”, dijo Bocco quien calculó la emisión de nueva deberá ser de unos US$18.000 millones para pagar los cerca de US$9.000 millones que se adeuda a los holdouts.

El default de 2001 fue el más grande de la historia argentina y alcanzó los US$81.836 millones en títulos de toda especie. Luego de arduas negociaciones, el 93% de los bonistas aceptó la reestructuración, con una quita cercana al 65%. Ahora resta encontrar acuerdos por el 7% restante, entre los que están los holdouts, quienes compraron parte de la deuda en default y accionaron legalmente contra el país.

En Radio del Plata, Bocco alertó por futuras presentaciones legales de los tenedores de títulos que ya aceptaron la quita de deuda, en vista de las mejores condiciones que obtendrían los holdouts.

“Es desigual en relación a los que entraron al canje anterior y puede haber alguno que vuelva a reabrir la iniciativa y le pida algún juez que la revise. El Congreso tiene que hacerse cargo de los costos, la transparencia y la forma en que va a funcionar el proceso de negociación, que es más caro para Argentina que en los procesos anteriores”, indicó el economista.

“Argentina va a tomar nueva deuda para pagarle a los buitres y será más costosa de lo que venía pagando hasta aquí”, insistió.

“El fondo Elliot a través de Paul Singer compró deuda por US$482 millones y hoy va a cobrar US$1350 millones con esta oferta y me parece recontrabusivo, porque es casi 300% más lo que obtuvieron de 2007 o 2008 a la fecha”, remarcó Bocco.

“En algún momento había que sentarse a negociar con los buitres pero hay apuro y eso conspira contra Argentina. Los fondos buitres ofrecían una quita del 15% y se obtuvo 25%. No es mucho más de lo que ellos estaban dispuestos a ofrecer, me hubiera gustado una negociación con un recorte más alto”, refirió.

Martes 9 de febrero de 2016

Fuente Gustavo Sylvestre