Federico, el menor de los hijos de Fernando Redondo, fue convocado por Pablo Aimar a la Selección argentina Sub 15 para disputar un amistoso en Catamarca.

“No siento presión por ser Redondo, es un orgullo. Mi papá me habla después de los partidos y me aconseja qué mejorar”, sostuvo el mediocampista ofensivo que juega en las inferiores de Argentinos Juniors en declaraciones al diario deportivo español As.

Por su parte, El Príncipe, una de las joyas surgidas del “Semillero del Mundo”, manifestó en relación a la promisoria carrera de su hijo: “Como padre lo que trato es de darle apoyo, contenerlo. Hay que medir también la edad que tienen y que ciertas palabras pueden afectarlos. Lo que le digo siempre es que disfrute y juegue al fútbol”.