Bajo la conducción económica de Prat Gay, el gobierno de Macri realizó el día 21 de Enero la licitación de 1.000 millones de dólares en títulos Bonar 2020, licitación que quedó desierta. Desierta. No hubo oferentes.

El Bonar 2020 es un título que lanzara el gobierno de Cristina Kirchner en Octubre de 2015, por un monto inicial de 500 millones de dólares. En Octubre de 2015, con el gobierno anterior, la demanda del mercado fue superior a la emisión original, por lo que se amplió la oferta y se vendieron en su lanzamiento más de 600 millones en títulos Bonar 2020. 

Hoy con el gobierno de Macri, por el mismo título y bajo las mismas condiciones, no hay oferentes.

El Bonar 2020 licitado por Prat Gay, era una oportunidad para los inversores de adquirir con pesos un bono en dólares, una buena alternativa para el contado con liqui. Pero los inversores le dieron la espalda. Es llamativo que un gobierno tan amigo del mercado no logre obtener financiación del propio mercado, no pueda atraer inversores.

¿Falta de confianza? ¿El mercado observa una improvisación alarmante  en el manejo de la economía?

¿Intuyen los inversores que el endeudamiento externo desaforado que persigue Macri, derrumbará el valor de los títulos argentinos?

¿Teme el mercado que un fuerte endeudamiento imposibilitará al país a futuro afrontar el pago de los títulos?

¿Manejan los inversores información sobre una inflación proyectada en el 2016 superior al 50%, una recesión profunda y una fuerte caída del PBI ?

El sagrado mercado que según sus defensores es implacable y siempre acierta ¿ahora estará equivocado? 

Fuente NestorNautas