El líder socialista español, Pedro Sánchez, inició las conversaciones con todos los partidos políticos representados en el Parlamento, con el objetivo de encontrar apoyos para conformar un gobierno que suceda al de Mariano Rajoy. Desempleo, desigualdad, corrupción y el independentismo catalán son los ejes sobre los que se buscarán coincidencias.

Las gestiones responden al encargo que el rey Felipe VI, quien optó por no volver a proponerle a Mariano Rajoy la sesión de investidura –después de que éste se la rechazara la semana pasada– y le tendió la mano a Sánchez.

Las posiciones parecen irreconciliables, ya que Podemos y Ciudadanos, que Sánchez quiere como socios, se excluyen mutuamente de un pacto de gobierno. “Somos conscientes de la complejidad y de la dificultad”, reconoció el portavoz del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en el Congreso de los diputados, Antonio Hernando.

Podemos acusa a Ciudadanos avalar las drásticas medidas de austeridad del Partido Popular durante los últimos cuatro años. Los liberales de Ciudadanos reprochan por su parte a Podemos que defienda un referéndum sobre la independencia en Cataluña y lo acusan de querer realizar la misma política económica que sus aliados de Syriza en Grecia.

El PP del jefe del gobierno saliente Mariano Rajoy está decidido a evitar que el PSOE llegue al poder. Inclusive, el líder de Ciudadanos (con 40 diputados), Albert Rivera, había anunciado el martes que intentará convencer al PP de que se abstenga para permitir a Sánchez gobernar, pero la misión parece imposible.

Fuente Página 12 Últimas Noticias