Durante un discurso en Nueva York en la ceremonia de firma del acuerdo sobre cambio climático, la presidenta de Brasil agradeció además a “todos los líderes” que la manifestaron su “solidaridad” ante el intento del golpe institucional en su contra y sostuvo que el suyo “es un gran país, con una sociedad que supo vencer el autoritarismo y construir una pujante democracia”.

Sin hablar de “golpe”, Dilma Rousseff aludió al impeachment durante el último minuto de su discurso ante los 60 jefes de Estado reunidos en la sede de Naciones Unidas, en Nueva York. “No puedo terminar mis palabras sin mencionar el grave momento que vive Brasil”, y afirmó: “Su pueblo es un pueblo trabajador y con gran aprecio de las libertades. Sabrá, no tengo dudas, impedir cualquier retroceso”.

En ausencia de Rousseff, quedó al mando de Brasil el vicepresidente centrista Temer, quien la reemplazaría si el Senado aprueba hacia mediados de mayo abrirle un juicio político por presunta manipulación de las cuentas públicas.

Fuente Página 12 Últimas Noticias