A la izquierda el pueblo, a la derecha Perón

A la izquierda el pueblo, a la derecha Perón

Por Hersh Zakheim – SEGUNDA PARTE: “Desperonizar” es visibilizar ante los trabajadores, la ideología capitalista del Peronismo, y sus variantes. Es desenmascarar su función, de atar al sindicalismo, en parámetros de explotación, convenientes a las Patronales. Es trabar su previsible apoyo, al Macrismo,contra el trabajador.

Ver también: PRIMERA PARTE – TERCERA Y ULTIMA PARTE

Nota: la promesa de tratar “La responsabilidad de los activistas sindicales, políticos e intelectuales de izquierda en el proceso de “Desperonizacion,” de los trabajadores “en la parte 2ª. Va en realidad en la parte 3ª.Gracias

El Peronismo

Argentina es un país dotado de una Naturaleza generosa, que explotado por un grupo insignificante de personas, la oligarquía, la Banca especuladora privada y las multinacionales extranjeras, no reparte su abundante riqueza, equitativamente entre su población

La presencia permanente del Peronismo, desde mediados de los años 40, en sus dos facetas, como gobierno y como oposición, ha permitido a la clase explotadora, permanecer oculta a los ojos de los trabajadores, mientras el Peronismo los acunaba, con el cuento de que se ocuparía de sus necesidades.

Eso sí, llenaron su tiempo de gestión, con promesas demagógicas y relatos, que consiguieron confundir a las masas, respecto al objetivo central del Peronismo … mantener a las clases trabajadoras, maniatadas dentro del orden de explotación Capitalista.

En Argentina, la mayoría de sus habitantes, vive en medio de diversos grados de pobreza, muchos de sus trabajadores en exclusión jurídica, otros en villas miserias, que se prolongan y crecen en el tiempo.

Asentamientos provisorios, creados en el primer Peronismo, que se transformaron en eternos, con el objeto originario de sacar a los campesinos, de las chozas de barro en medio del campo, en que los tenía la oligarquía terrateniente, y consolidar la estadía de esas masas de campesinos, con condiciones mínimas de subsistencia, en las villas miserias de los suburbios de las ciudades, para acercarlos a sus nuevos explotadores, los patrones de la industria.

La Izquierda

A efectos de la lectura de este artículo, consideremos la expresión “La Izquierda”, como que estoy refiriéndome a los partidos, movimientos, organizaciones, sectores, intelectuales individuales, etc., que tienen en común, primordialmente, la lucha contra el Capitalismo.

Que dicha lucha, es el centro de sus objetivos, y la llevan adelante sin conciliación ni acuerdo alguno, con ningún partido, grupo o persona, de la burguesía en el Poder, o fuera de él…

Y la convicción, que solo liberara al pueblo todo, la llegada al Poder efectivo, de la Clase Trabajadora, en su carácter de abrumadora mayoría de la población.

El establecimiento de una sociedad igualitaria en lo económico, una sociedad sin clases sociales, y sin explotación del trabajo de los demás, por propietarios privados de los medios de producción.

Estoy convencido, que la Izquierda debe tomar la responsabilidad, de desenmascarar al Peronismo, como testaferro y colaboracionista de la oligarquía y del Poder real, que estas ejercen en la Argentina desde los comienzos de la organización nacional, unidas ahora a los Bancos y las multinacionales extranjeras, con una mínima representación de la industria nacional.

Ahora que en Argentina, el triunfo electoral de la derecha más reaccionaria, se ha producido dentro de las reglas de la “democracia burguesa”, y muchos se preguntan asombrados, cómo puede un trabajador humilde, votar por un gobierno de patrones propietarios, entonces es evidente, que ha llegado el momento de DESPERONIZAR .

La Izquierda y el Peronismo

La posición de la mayoría de los dirigentes, de la Izquierda y de sus partidos, desde la aparición a mediados de los años 40, del Peronismo en la escena política argentina, ha tenido sin duda el carácter de…“seguimiento”.

Las razones son conocidas, la Izquierda comenzó por aceptar, el hecho concreto de la simpatía y adhesión, que el primer Peronismo, despertaba entre los trabajadores y sectores humildes mayoritarios de la Argentina y consecuentemente nació el temor en sus dirigentes, de que enfrentar frontalmente al Peronismo, podía alejar a las masas, de la posibilidad de incorporarse a la izquierda marxista.

De allí que los principales ideólogos y dirigentes de aquella izquierda, optara por el “seguimiento”.

Actitud esta, que provenía de la experiencia, por la derrota sufrida por el Partido Comunista Argentino, asociado a la oligarquía y a la derecha vernácula, en la Unión Democrática, haciendo Frente común contra Perón, en las elecciones de 1946 .

Esa derrota, una más de los “frentes en común con la burguesía”, propuestos por el estalinismo fuera de la URSS, y la total falta de autocrítica posterior, apartó al Comunismo Argentino, de ser uno de los más consecuentes esclarecedores, del ideal fascista pro capitalista de Perón. Y haber ayudado así, a los trabajadores a comprender el proceso peronista, desde sus comienzos

Después, en el resto de la Izquierda, se tuvo en cuenta la experiencia en el campo argentino , donde los arrieros baqueanos, enseñan que “a la tropilla, hay que “seguirla” desde los costados y no enfrentarla”.

Flaco favor, le hicieron a los trabajadores, dejándolos inermes ideológicamente, en su etapa inicial como clase, en manos del fascismo pro capitalista, que representaba Perón.

Pero hay que reconocer, lo difícil que resultaba, para los partidos de Izquierda, en esos primeros tiempos, tratar de elevar la conciencia de clase, de los campesinos que recién se iniciaban como obreros, viniendo de los campos, explotados como casi esclavos, por la oligarquía terrateniente.

Cuando los obreros en esos momentos, cambiaban sus chozas de barro, sin las comodidades elementales , conviviendo con alimañas, en medio de la nada, por casuchas de chapas, pero construidas en la periferia de las ciudades, con agua, electricidad y con la posibilidad de que sus hijos, podían ir a las escuelas.

Además, el cambio de patrones explotadores, les resultó favorable a los obreros del campo, porque recibían mejores sueldos de sus nuevos patrones de la industria, que de los oligarcas terratenientes acostumbrados a la explotación feudal de los campos y que pagaban la mayor parte de sus sueldos, con bonos para cambiar en los almacenes del oligarca, por alimentos y enseres forzados.

Esos mejores sueldos y mejores condiciones de trabajo, porque Perón incorporo además, algunos de los reclamos desde largo tiempo, de los sindicatos de la Izquierda, desde luego no alcanzaban a sacarlos de la pobreza, pero era lo imprescindible, para que pudieran mantenerse en las ciudades, con sus familias cubriendo las necesidades de mano de obra, de las industrias en desarrollo.

Y cuando además, Evita cumplía con la demagogia básica del asistencialismo, y la limosna de estilo católico, obsequiando máquinas de coser, juguetes para los niños, construyendo algunas escuelas y hospitales, las mujeres de los obreros, que nunca habían tenido semejante dedicación, de las matronas de la alta sociedad, las esposas de los terratenientes, se hicieron devotas de “Santa Evita”, trasmitiendo a sus hijos esa devoción.

Las clases medias argentinas y el Peronismo

El Peronismo desde el Poder participo activamente en la formación de los sectores bajos y medios de la Clase Media argentina

Y así como actuó como remolcador, que puso a la clase trabajadora, a los pies de los patrones, la ideología pro capitalista del Peronismo, encontró más afinidad con las clases medias, de donde extrae la mayor parte de los hombres, que integran su fuerza política.

No es casual, el impulso que el Peronismo otorgo a la creación de las clases medias en Argentina.

La aparición de la pequeña industria nacional, para suplir los productos de importación, que la guerra había cortado y escaseaban en el país, necesitaba de una clase obrera, y ya vimos cómo se proveyó, desde el campesinado del interior.

Pero simultáneamente, comenzaron a llegar a la Argentina, gran cantidad de inmigrantes europeos, durante y después de la guerra.

Estos inmigrantes poseían sin duda mayor nivel cultural y conocimientos técnicos que los “ cabecitas negras “ argentinos carecían y aunque ingresaron como obreros, a un pie de igualdad con los argentinos, muchos de ellos aprovecharon las circunstancias, del impulso en el desarrollo necesario de las industrias, y comenzaron a crear pequeñas fábricas, de todo tipo de productos .

Los italianos la metalmecánica liviana, los judíos la textil, etc.

Simultáneamente, comenzaron a crearse comercios minoristas, para distribuir los productos, en una población creciente, dándole oportunidad a otra cantidad de extranjeros, e hijos argentinos de extranjeros, a participar de la clase media en formación.

El papel del Peronismo, en la permanencia en el Poder real, de la oligarquía en la Argentina.

En las sombras, la oligarquía terrateniente, como usurpadora y ladrona de las tierras, explotadora de sus campesinos, hasta el día de hoy, siguió protegida por el Peronismo, ya desde los primeros tiempos del Balcón de Perón, y donde Evita, de vez en cuando, gritaba contra la Oligarquía, como una señal de que “luchaba” contra la clase pudiente.

Esta “Oligarquía misteriosa”, de Evita, que vaya a saber a qué país pertenecía, ya que Evita no daba nombres, ni lugares, ni cantidad de tierras, ni origen de esas posesiones , ni como ganaban tanto dinero, por lo que esas vacías acusaciones demagógicas, quedaban en el limbo, por aquello de “ojos que no ven corazón que no siente“ , y sus queridos “descamisados”, ni se enteraban de la existencia de los terratenientes.

Así pasaron los 70 años de Peronismo, quedando los oligarcas terratenientes hasta el día de hoy, con sus tierras, con la comercialización de la producción agropecuaria, la mayor riqueza nacional y fuente de ingreso de divisas del exterior, en sus manos privadas, y asociados a las multinacionales extranjeras.

Hay que recuperar la lucha, por la Reforma Agraria, que en la Argentina tiene tradición, aunque se haya abandonado.

Somos un país agrícola ganadero, donde la mayor parte de la tierra laborable, está manos de unas pocas familias, que se apoderaron de ellas, mediante el robo y la violencia, contra los pueblos originarios

Impunes de sus crímenes, como autores intelectuales y financiadores, de todos los Golpes de Estado, en especial de la dictadura del 76, de la que se beneficiaron además económicamente, ya que Kirchnerismo, no movió el amperímetro judicial, para juzgarlos.

Es obligación de la Izquierda, exhibir ante la clase trabajadora, a plena luz, constantemente a la oligarquía terrateniente, los nombres de sus principales propietarios, sus posesiones, la historia del robo de la tierra, y exigiendo la confiscación , y la Reforma Agraria, que permita acceder a las mismas, a los campesinos.

Actualmente el Peronismo, a través de sus sindicatos apoya los oligarcas, como el tristemente célebre y millonario Momo Venegas, que defiende el trabajo casi esclavo de los campesinos, incluida la explotación de la niñez en esas tareas.

Privando a la oligarquía de sus tierras, también desaparecerá el apoyo a los transgénicos, defendiendo así la salud de los argentinos y se recuperara la comercialización de los granos, en manos de las empresas cerealeras multinacionales norteamericanas, y de la oligarquía.

Ver también: PRIMERA PARTE – TERCERA Y ULTIMA PARTE

Fuente: KaosEnLaRed

Fuente ContraInfo