Estos tipos que estudiaron en universidades cajetillas, no tuvieron el aprendizaje de andar buscando un aula en la UBA. Eso te prepara para la vida.
Esos profesores que no cobran lo que deberían pero son los mejores en lo suyo, y que tienen el orgullo de lo público.

El Estado te asfalta un barrio de mierda, lleno de negros y te hace una plaza para que los pibes que nunca se van a tomar el colectivo que los deja en la plaza de mayo para correterar palomas, puedan corretear algo. El Estado le da una jubilación a una mina que nunca aportó, a una pibita que se embarazó de un gil, harta de cuidar hermanitos, y destinada a repetir -si no pasa algo en el medio- la historia de su madre. El Estado le compra los remedios a ese viejo que tiene cancer e igual se va a morir y lo tiene en el hospital publico a pura perdida. Y te pone un avion con una frecuencia que no lo justifica, ya que nunca se va a llenar, va y viene desde esa capital de provincias y ni siquiera respeta que sea unicamente al centro del universo, verbigracia, la ciudad de Santa María de los Buenos Aires.

El Estado va a pérdidas, hace malos negocios, y encima se desendeuda y deja a los fondos buitres pataleando como un primogénito de una cuarentona, pero no le da el gusto.

Por eso a mi me gustaba el Estado que planteaba la Cristina. Un Estado que se desendeudaba del patron, que le colaba un dedito en el ojetito  y que te permitia hablar de la Patria y tomarte un avion aunque fueras docente y yo, Tigre, aproveche y con sueldo del Estado, me conocí Paris.

Ahora hay otro Estado. Ese que no le importa dar un voleo al trabajador, ese al que le sobran personas (grasa militante, dijo Prat Gay y por suerte va a ser inolvidable) ese que quiere ganancias y sacar rutas que no cierran.

A mi me parece estar escuchando a Neustad hablandole a doña Rosa y explicandole porque todo tenia que ser privado, que achicar el Estado era agrandar la Nación. Pero mijo, a otro perro con ese hueso. Estan haciendo desastre y si vos no sos rico, te estan metiendo la mano en el bolsillo. Dale tiempo, decis, votante de Macri. No hay peor cornudo que el no quiere darse cuenta.

Lo único que me falta es un muerto en la plaza por una represion donde tiraron con balas de verdad entre las balas de goma.  La campaña del miedo, llamaban a las advertencias. Dicen que ya hay 29000 despedidos en lo publico y las cifras no paran de crecer.

La carne mas barata del mercado, es la carne de negro y yo, amigo, a despecho de mis creditos academicos, y de mi origen 100% gallego y tano, otra vez mas elijo ser una negra de mierda.

 

 


Fuente: EL NO SOY LO QUE DEBERIA