Evo Morales bajo la advocación de Tupak Katari.

Con Evo Morales comenzó la recuperación de la dignidad del pueblo boliviano.

Por Ricardo Alarcón de Quesada. Evo, la profecía realizada. El 22 de enero se cumplen diez años de la elección de Evo Morales como Presidente de Bolivia y de la Revolución Democrática y Cultural que ha llevado a cabo transformaciones de hondo calado en ese país. Entre ellas su constitución en Estado Plurinacional representativo por primera vez de los pueblos y naciones indígenas que fueron despojados de su tierra por los invasores españoles hace cinco siglos y excluidos y discriminados después por la oligarquía criolla continuadora del viejo colonialismo y servil instrumento del imperialismo contemporáneo.

Evo es el primer indígena, aymara, que ocupa la presidencia de Bolivia y la persona que ha desempeñado ese cargo por más tiempo sin apartarse nunca de la legalidad institucional. En un país que ha padecido incontables golpes de estado y regímenes militares el suyo surgió y se ha mantenido como fruto de elecciones en las que con mayorías siempre crecientes él y las fuerzas que lo apoyan han sido los vencedores frente a opositores respaldados con los recursos financieros y los medios de publicidad del imperio y la oligarquía. Ningún predecesor en el cargo, en doscientos años de vida republicana boliviana, pudo alcanzar las votaciones recibidas por Evo las cuales ha seguido un curso de aumento constante desde una sobria mayoría inicial hasta cifras superiores a los dos tercios del electorado.

Diez años es un plazo muy breve, un instante apenas en la larga evolución de la Humanidad. Pero los últimos diez años han tenido para Bolivia una intensidad de siglos. Jamás se había hecho tanto, en tan poco tiempo, por la emancipación de un pueblo secularmente sojuzgado.

La reforma agraria, la nacionalización de los hidrocarburos, la minería, la telefonía y la electricidad, la recuperación del agua y las telecomunicaciones han permitido a los bolivianos rescatar sus riquezas naturales ahora al servicio de una economía nacional que ha crecido a un ritmo sostenido, por encima del promedio regional. Un país que siempre estuvo a la zaga entre los más atrasados del planeta, acompañado en su pobreza sólo por Haití en nuestro Continente, ha sido protagonista de un “milagro económico” del que poco se habla. El Banco Mundial, en 2010, a la mitad del período revolucionario, debió reclasificar a Bolivia, elevándola a la categoría de país de ingreso medio.

Este crecimiento admirable no ha sido para beneficio exclusivo de unos pocos, gracias a una conducción verdaderamente democrática y socialista ha permitido a millones de bolivianos salir de la pobreza extrema y la indigencia. A su nueva vida contribuyen igualmente la extensión para todos de servicios sociales antes reservados a las minorías, como la atención médica. La Operación Milagro, para mencionar un ejemplo, ha librado de la ceguera a 665 928 personas.

Una vigorosa campaña, que además del español incluyó el quechua y el aymara, principales lenguas autóctonas, permitió alfabetizar a 819 417 personas y declarar a Bolivia libre de analfabetismo el 20 de diciembre de 2008. Los beneficiados continúan ahora sus estudios bajo el programa “Yo sí puedo seguir”.

Por eso la celebración de este aniversario será mucho más que un acto protocolar. Además de comparecer ante la Asamblea Legislativa habrá una ceremonia andina en la antigua ciudadela de Tiahuanaco y un desfile conmemorativo de los movimientos sociales bolivianos y de varios países sudamericanos.

Se reunirá allá mucha gente. No faltará en la multitud Tupak Katari (ver al final de la nota), el líder rebelde que al frente de 40 mil indígenas puso en jaque a los colonialistas hasta ser capturado y descuartizado el 15 de noviembre de 1781. Desde entonces Tupak Katari ha sido inspiración y guía en la lucha incesante de su pueblo y lo sigue siendo. Lo anunció bajo el atroz martirio: “Yo moriré pero volveré y seré millones”. Evo y su pueblo han hecho realidad la profecía.

Fuente: Rebelión

Información complementaria:

La lucha de Tupac Katari

En el año 1750 nació el líder aymara Julián Apaza, huérfano de padres desde los 7 años de edad y quien desde muy niño se dio cuenta de los maltratos y abusos que sufría el pueblo indígena por parte de los españoles.

Los indígenas eran obligados por los españoles a trabajar sin obtener ningún tipo de ganancia, muchos morían lejos de sus hogares, sin alimentos. Las mujeres y niños también eran obligados a trabajar por mita (sistema de trabajo obligatorio).

Julián Apaza se dedicó al comercio de la bayeta (tejido de lana) y de la coca. Durante su adolescencia viajó por diferentes comunidades y haciendas, fue testigo de cómo eran maltratados y asesinados los indígenas por los españoles.

En uno de sus viajes a su pueblo natal SicaSica (La Paz), conoció a Bartolina Sisa, una joven quien pronto se convertiría en su compañera de vida y lucha.

Tras reiterados abusos hacia las comunidades hubo un alzamiento por parte de Tupac Katari, en compañía de Bartolina Sisa.

Como parte del levantamiento, Túpac Katari formó un ejército de cuarenta mil hombres y cercó a la ciudad de Chuquiago (actualmente La Paz), dos veces en 1781, pero las tropas enviadas para sofocar la rebelión consiguieron romper el primer cerco.

Este levantamiento indígena fue el más extenso geográficamente y además contó con el más grande apoyo, tanto así que los virreinatos afectados tardaron dos años en sofocarlos.

El 15 de noviembre de 1781 Tupac Katari fue descuartizado, su cuerpo fue atado por las extremidades a cuatro caballos y luego exhibido en señal de “escarmiento a los rebeldes”.
Su cabeza fue expuesta en el cerro de K’iliK’ili (La Paz), su brazo derecho en AyoAyo, el izquierdo en Achacachi; su pierna derecha en Chulumani, y la izquierda en Caquiaviri.

La actual “tradición oral” le atribuye haber dicho a sus captores la frase: A mí solo me matarán… pero mañana volveré y seré millones”.

Fuente: Telesur 

Fuente ContraInfo