A pocas horas de la votación en el Senado por la ley que autorice a pagarle a los fondos buitres, el ex ministro de Economía Axel Kicillof explicó el acuerdo con los holdouts en un video donde advierte de los riesgos que debería enfrentar el país en caso de ser aprobado.

En el mismo, el diputado por el FPV advierte que el Gobierno “está desesperado” por acordar con los buitres porque necesita que entren dólares para sostener “su política cambiaria”.

También indicó que “en sus primeros días el Gobierno decide devaluar y (el ministro de Economía, Alfonso) Prat-Gay anuncia que van a entrar US$ 15.000 millones, pero eso no pasó y ahora los bancos para prestar piden primero que haya acuerdo con los buitres”.

“Es muy difícil sacar una buena negociación cuando uno está casi desesperado y le quedan pocos minutos para cerrar. Los acuerdos son muy malos, se pagan comisiones y aparecen cosas raras”.

El otro gran problema, agregó, es “el riesgo de que aparezcan otros buitres reclamando lo mismo que se está pagando a este 3,5% de los acreedores y, peor aún, que reclame el el 93% que ya arregló”. Esto último sería “una catástrofe de dimensión monstruosa” porque “se armaría una bola de deuda de alrededor de US$ 500.000 millones”.

LatePaternal