Gendarmería nacional informó que las tareas de investigación en busca de oficinas donde presuntamente se hacía espionaje dieron “resultado negativo”. De esta manera queda claro que la denuncia de Patricia Bullrich y Laura Alonso en la que argumentaban que existía una estructura destinada a espiar a políticos, periodistas y famosos fue una operación política conjunta con el monopolio Clarín, un días antes de las elecciones presidenciales del 25 de octubre.

Gendarmería adelantó al juzgado de Sebastián Casanello que no encontraron nada relacionado con la denuncia en la esquina de San Juan y Entre Ríos, uno de los lugares que indicaron las funcionarias macristas donde “se estarían llevando adelante maniobras de inteligencia”.

Fuente: http://www.lmcordoba.com.ar