“La situación es preocupante, aunque las tres son enfermedades no graves. En los países que hay mucho dengue le llaman fiebre quebrantahuesos, en realidad es una enfermedad benigna con pocos casos graves y la mayoría de ellos se da en casos de alguien que ya tuvo dengue. Hay cuatro tipos de dengue, por tanto se puede tener la enfermedad 4 veces en la vida. Lo que ocurre es que la reincidencia expone a un caso de dengue grave”, explicó Gustavo Lopardo, médico especialista y presidente de la Sociedad Argentina de Infectología.

Además, aclaró que en Argentina la mayor parte de los casos están concentrados en Misiones, y en menor medida en Formosa, fundamentalmente por las características climáticas de la zona.

Detalló que la vacuna contra el dengue existe si bien no está implementada a nivel mundial ya se aprobó en México, en Brasil y en Filipinas, aunque lleva 1 año vacunarse, porque se la administración sucesiva de 3 dosis distintas.

En cuanto al virus del zika, aclaró que es una enfermedad leve, aunque tiene 2 riesgos principales, uno de ellos es la posible complicación neurológica que en algunos raros casos genera la parálisis en las piernas.La otra preocupación es que la adquiera una mujer que esté embarazada porque produce malformaciones graves en el feto, y microcefalia por falta de desarrollo de la cabeza del bebé.

El especialista recomendó a embarazadas evitar viajes al nordeste de Brasil, foco de la epidemia de zika.

Además aconsejó el uso de repelentes de mosquitos, los que deben siempre ponerse después del protector y nunca antes, porque inhibe su acción.

Aclaró que no debe usarse ropas de colores llamativos, ni perfumes ni desodorantes porque son los suelen atraer al mosquito.

Lopardo estimó que el peligro de estas epidemias irá decayendo con la llegada del otoño y del frío, debido a las características propias del vector, aedes aegypti, el cual se reproduce con menos facilidad en climas templados, aunque aclaró que sus huevos pueden vivir en el agua hasta 1 año.

Audio de la entrevista

Martes 2 de febrero de 2016

Fuente Gustavo Sylvestre