La canciller Susana Malcorra negó que el Gobierno le haya dado un respaldo “frío” a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, en el marco de la crisis institucional en que se encuentra ese país debido al intento de desestabilización. Advirtió, además, que “el manejo de estos problemas a través de la demostración pública y la generación de grandes movimientos puede ser peligroso y eso nos preocupa enormemente”.

“Puede ser de alguna forma manejado, se puede transformar en violento. Las instituciones tienen que resolver los problemas a través de los canales instituciones. Rousseff fue elegida a través de un mecanismo democrático y sólo un mecanismo democrático, institucional puede cambiar eso”, añadió la diplomática argentina.

La canciller fue consultada sobre la postura del presidente Mauricio Macri en torno al tema: “Macri no puede tomar una opinión respecto de la situación interna de Brasil. No sabemos cuáles son las razones reales que puedan llevar a que la presidenta sufra un impeachment. La decisión de renunciar está totalmente fuera de nuestra capacidad de opinar”, se limitó a señalar.
Fuente Página 12 Últimas Noticias