“Chubut es exportadora plena de la producción de las petroleras, y (el Gobierno) no habilitó ningún precio interno, ni externo, ni incentivos, entonces hoy tenemos que el precio internacional del petróleo cotiza en torno a 28 dólares, y si restamos la penalización que tiene nuestro crudo, la cotización baja a 18 o 19 dólares. Con ese precio es inviable cualquier inversión, por eso se decidió paralizar los equipos hasta que mejore la situación internacional o se habilite un precio diferenciado para el precio de exportación”, precisó el diputado chubutense Carlos Gómez, sobre la acuciante situación que vive la industria del petróleo en Argentina.

“Lo que hace Macri es amenazar ante un plan de lucha del gremio con importar petróleo barato. Se desconoce que desde 2002 cuando se habilitan el impuesto a la exportación de petróleo el Estado nacional recaudó miles de millones para subsidiar durante los últimos 13 años el precio de los combustibles, del gas y la electricidad”, recordó el dirigente gremial.

Además cuestionó al actual ministro de Energía Juan José Aranguren por actuar con “un doble discurso”, porque cuando era CEO de Shell firmó un acta de paz social que posibilitó precios internos que beneficiaron a las refinerías, “y ahora como ministro hace todo al revés, privilegia a Vaca Muerta por una cuestión estratégica en el rol de YPF y desprecia a la Patagonia”.

“Las fuerzas vivas de Comodoro Rivadavia, de Rada Tilly, de Sarmiento, de Río Mayo, están padeciendo el problema de la desinversión y la desocupación masiva”, refirió y alertó por la paralización de las actividades dispuestas por varias petroleras en la Chubut.

“Hay más de 10.000 trabajadores petroleros en riesgo de pérdida del empleo”, sostuvo.

“Es prioridad el autoabastecimiento de hidrocarburos y gas y para eso hay que hacer un esfuerzo entre la nación, las provincias y los sindicatos para facilitar inversiones y garantizar el desarrollo sustentable”, cerró.

Audio de la entrevista

Miércoles 20 de enero de 2016

Fuente Gustavo Sylvestre