“Es una decisión política la detención de Milagro Sala. La segunda causa que han metido es tirada de los pelos, y lo único que se intentó es que siga detenida a partir de imputaciones que se hicieron media hora antes de dictar la excarcelación de la causa anterior”, consignó Alejandro Garfagnini, referente de la organización Tupac Amaru, en relación a la detención de la líder de dicho espacio.

“Creemos que si esta persecución continua, con los tiempos que se va a tomar el juez, para evitar la excarcelación, y colocar una nueva denuncia como hicieron antes y prorrogar su detención”, expresó.

En declaraciones a Radio Del Plata, Garfagnini cuestionó el accionar de la justicia jujeña, que a su juicio opera con parcialidad para estirar la detención de la Sala.

“Los tiempos de la Justicia de Jujuy son completamente anormales, una excarcelación en la Ciudad de Buenos Aires –según me dicen abogados- tarda en tratarse 24 horas y en Jujuy se han tomado 13 días. Milagro tiene que defenderse de cualquier denuncia en libertad como cualquier ciudadano, y con una Justicia independiente y justa”, remarcó.

Aseguró, además que todos los fondos recibidos por la organización se están ejecutando, “están certificados, e incluyen auditorías hechas por la nación y las intendencias, y por la provincia”.

Garfagnini habló de una “campaña de desprestigio” de Tupac Amaru en los medios masivos de comunicación y reclamó una nueva auditoría sobre el accionar de la organización y las construcciones de viviendas que cuenta con participación “de la Iglesia, del CELS y de Poder Ciudadano”.

Audio de la entrevista

Miércoles 3 de febrero de 2016

Fuente Gustavo Sylvestre