En la tarde de ayer, se colocó una baldosa en la puerta del Club Social y Deportivo Colegiales en homenaje a los militantes populares Alicia Alfonsín y Damián Cabandié, al cumplirse 40 años de su desaparición forzada a manos del terrorismo de Estado.

El acto fue encabezado por el hijo de la pareja, el diputado nacional Juan Cabandié, quien estuvo acompañado por su esposa, la titular de la Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires, Cecilia Segura; sus hijos Pedro y Ciro; sus abuelos “Muñeca” y “El Gringo”; su tíos Mariel, Ricky, Chato y Carlos Funes, quien además es el presidente del Club Colegiales; y su hermana de crianza, Vanina Falco, a quien reconoció especialmente por haberlo acompañado durante todo el proceso de recuperación de su identidad, entre otros familiares y amigos.

También estuvieron presentes los diputados nacionales Diana Conti, Mayra Mendoza y Rodolfo Tailhade, los diputados electos Daniel Filmus y Horacio Pietragalla, el legislador porteño José María Campagnoli, el ex diputado nacional Juan Carlos Dante Gullo y el ex secretario de Deportes de la Nación Claudio Morresi, entre otras personalidades y militantes de la política, los Derechos Humanos y la cultura.

Visiblemente emocionado, Cabandié expresó: “El Club es el lugar donde mis padres se conocieron. Colegiales es el barrio donde formaron su historia de amor, donde decidieron tener un hijo, donde apostaron a las ideas y a las convicciones”.

Si bien el aniversario de la desaparición de Alicia y Damián se produjo el 23 de noviembre, la realización del homenaje debió esperar nueve días debido a las resistencias de las autoridades del Gobierno de la Ciudad. Al respecto, Cabandié manifestó: “Estamos en un momento donde se promueve el olvido y el negacionismo, por eso creo que este tipo de actos son una semilla para construir una sociedad que no olvide y que no odie”.