En la ciudad de Buenos Aires, después de dos períodos consecutivos de gestión PRO y sin señales de cambio en el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, los problemas en el área de educación son evidentes y preocupantes: hay una importante crisis de infraestructura y mantenimiento de los establecimientos educativos como consecuencia de la subejecución presupuestaria. Además, se sigue priorizando la educación privada por sobre la educación pública, lo que se vincula con un problema para la asignación de vacantes en las distintas escuelas y con el cierre de programas relacionados con la educación.

Crisis de infraestructura y mantenimiento y subejecución presupuestaria
Uno de los principales problemas de las escuelas de la ciudad es el alquiler de espacios para su funcionamiento. Así, se destina un canon mensual de $2.090.000 por 62 edificios para escuelas y un canon mensual de $770.800 por 5 edificios públicos del Ministerio de Educación. Cabe señalar, además, que el 90% de las escuelas alquiladas fueron construidas entre 1920 y 1940. En particular, de los edificios alquilados la Escuela No 15 Provincia de Mendoza ubicada en La Paternal ocupa el tercer puesto en antigüedad (1909). Sin embargo, no hay un proyecto serio que prevea la compra de los terrenos en los que funcionan las escuelas y que permita que los establecimientos pasen a ser de dominio público.

Por otra parte, desde el año 2008 al 2013 la participación de gastos en infraestructura dentro del presupuesto educativo sólo creció un 0,3%. Los problemas edilicios son encarados, en general, por empresas tercerizadas con un desempeño que suele ser deficiente y, en otros casos, se hace cargo el área de Infraestructura Escolar que está “virtualmente vaciada”. Como consecuencia, suele suceder que las cooperadoras escolares son las que hacen frente a los gastos para la compra de los materiales necesarios para el mantenimiento y la reparación de los distintos problemas que aparecen en las escuelas. Según un informe del Cuerpo de delegados comunales de Asociaciones cooperadoras escolares de la Ciudad, lo que el Estado no hace depende de las cooperadoras y “en estos casos se está pagando dos veces por lo mismo: cuando la escuela compra el material y cuando la empresa cobra por el servicio”.
A partir de la Ley 3372 (sancionada el 3 de diciembre de 2009) se crean el Fondo Único Descentralizado de Educación (FUDE) y el Presupuesto Comunal Educativo (PRECOE), subsidios que deben ser transferidos por el Ministerio de Educación a las escuelas a través de las Asociaciones Cooperadoras. Sin embargo, en 2015, luego de las elecciones, seguía atrasado el depósito del subsidio FUDE.

Además, hay una importante subejecución de fondos en educación: entre 2008 y 2013 se aprobó destinar más de $338.000.000 para infraestructura y mantenimiento pero, sin embargo, solo se ejecutó un 65% de esos fondos.

Políticas PRO: priorizar la educación privada por sobre la educación pública
En este contexto de desfinanciamiento de la educación pública son llamativas las transferencias que se han hecho al sector privado para financiar gastos corrientes (por ejemplo, estas transferencias oscilan entre el 18% y el 20% del presupuesto educativo durante el período 2008-2013). Así, mientras las transferencias a la educación privada se incrementaron un 291% entre 2007 y 2013, la inversión en infraestructura y equipamiento sólo lo hizo en un 78% y si comparamos lo que ocurrió en el año 2012 con el año 2001, se observa que el porcentaje del presupuesto destinado a obras en la educación pública bajó un 55% y entre 2012 y 2013 lo hizo otro 19%.

Por otra parte, si consideramos lo que ocurrió entre los años 2013 y 2014, encontramos que el presupuesto destinado a subsidiar a la educación privada se incrementó un 24% (de 1.652 millones de pesos a 2.051 millones de pesos) mientras que el porcentaje destinado al Ministerio de Educación en el presupuesto total de la Ciudad descendió del 24,2% al 21,6% en el mismo periodo.

Finalmente, si se analizan los números del Ministerio de Hacienda, se observa que los subsidios destinados a la educación privada fueron en promedio del 15% del presupuesto educativo entre los años 2000 y 2007. Sin embargo, los subsidios a la educación privada pasaron a ser del 17,5% en el periodo de la gestión de Mauricio Macri. Se observa, además, una tendencia inversa en el caso de la educación pública: mientras que entre 2000 y 2007 su participación en el presupuesto era de alrededor del 85% promedio, en el periodo 2008-2012 disminuyó al 82,5% de la inversión.

Problemas con las vacantes: el aula-container como respuesta
En los tres primeros años de la gestión de Macri (2007-2010), la matrícula de todo el sistema creció en 19 mil alumnos. De este total, más de dos tercios correspondieron a las instituciones de gestión privada. El número se amplía más si se considera el año 2007: el 86% del aumento de alumnos se produjo en las escuelas privadas, mientras que solo el 14% se dio en los establecimientos públicos. Desde el 2007, las escuelas privadas pasaron a representar del 49% al 52% de la matrícula. Por su parte, los establecimientos públicos sufrieron el cambio inverso: del 51% al 48%.

Se observa, además, una importante falta de vacantes en todos los niveles del sistema educativo de la Ciudad de Buenos Aires, que ha sido reconocida incluso por el propio Ministro de Educación tras el fracaso de la implementación del sistema de inscripción online. Así, el 81,36% de las vacantes en lista de espera corresponden al Nivel Inicial y son las Comunas 1, 4 y 8 (con el 42% de los casos) aquellas que más necesitan la ampliación de la oferta educativa en dicho nivel.

Por otra parte, la falta de establecimientos educativos en la Ciudad capaces de dar respuesta a la demanda quedó al descubierto en 2015 al mismo tiempo que volvieron a quedar en evidencia las fuertes diferencias entre el norte y el sur de la Ciudad. Para el sur, la zona más relegada de la Ciudad, el macrismo propuso instalar aulas-container en medio del fuerte rechazo de la comunidad educativa.

Finalmente, en este contexto de subejecución de fondos para la educación pública no sorprende que la actual ministra de Educación de la ciudad, Soledad Acuña, haya suspendido el programa “Puentes escolares”, un plan de entrega de viandas a chicos en situación de calle, que incluye el sistema de refrigerio y de almuerzo para los alumnos.

Frente a esta preocupante situación en la que se encuentra la educación pública de la Ciudad de Buenos Aires, el discurso del PRO elige responsabilizar a la comunidad educativa de docentes y padres desviando la atención por “la pérdida de días de clases por los paros docentes” o “el poco entusiasmo por parte de las familias de los alumnos”. Es decir, el discurso del PRO oculta los problemas reales de las escuelas y no se hace cargo del rol que debe cumplir el Estado para garantizar el acceso a la educación de calidad de todos los chicos y chicas de la ciudad.

Adrián Romagnoli

Fuentes

Preguntas y respuestas sobre la Educación porteña (1)


http://lafabricaportena.com/category/educacion/
http://www.minutouno.com/notas/312627-ciudad-el-16-del-presupuesto-educativo-va-privados-y-solo-18-infraestructura-escolar-publica
https://www.change.org/p/horacio-rodriguez-larreta-fernando-andr%C3%A9s-dom%C3%ADnguez-esperando-que-alguien-se-de-cuenta-que-existe-una-escuela-granja-en-cap-fed
http://www.buenosaires.gob.ar/educacion/institucional/direccion-general-de-coordinacion-legal-e-institucional
http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-240378-2014-02-22.html
http://www.latepaternal.com.ar/info2/paternal-proponen-que-el-terreno-lindero-al-colegio-mendoza-pase-a-formar-parte-de-la-institucion/
http://www.telam.com.ar/notas/201512/131024-ciudad-escuelas-subsidios.html
http://acij.org.ar/